Un paso atrevido pero necesario

julio 29, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La Secretaría de Educación ha anunciado la decisión de reanudar las clases en las escuelas del sector público, bajo el modelo semipresencial, un paso atrevido pero necesario, aunque no muy bien recibido por alguna dirigencia magisterial que considera que es muy arriesgado el retorno a las aulas en momentos en que todavía no se ha vacunado con la doble dosis a todos los profesores. El titular de Educación, Arnaldo Bueso, ha informado que solo es una buena cantidad de municipios, donde  el contagio del virus está semi controlado, donde se pondrá en acción el plan de pilotaje en que los niños, bajo el cuidado de maestros y padres de familia, podrán regresar parcialmente a recibir clases en las aulas.



Estamos de acuerdo que no se puede hablar del regreso total a las aulas, pero tomando el concepto de las autoridades educativas el paso dado es correcto, porque, aunque solo quedan pocos meses para terminar el año escolar, es importante que se vaya incorporando en el hábito de maestros, padres de familia y alumnos el retorno a las aulas para recibir la educación en forma presencial. Honduras es el único país centroamericano que no ha hecho el intento por el retorno a las aulas de alguna manera como lo han hecho en El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Costa Rica. En El Salvador, las autoridades han querido cerrar varias escuelas que venían laborando en el esquema semipresencial por contagios aislados, pero los directores de esos centros escolares están renuentes a cerrar sus escuelas debido a que no quieren echar a perder el año escolar, el que defienden a toda costa, lo cual es admirable. Esto se puede leer en una nota publicada este día en el diario La Prensa Gráfica de El Salvador.

Ahora bien, el retorno a las aulas en forma semipresencial requiere un amplio como intenso operativo para desinfectar los centros escolares, que han estado abandonados sin ninguna actividad de aseo y limpieza por casi dos años, requiere revisar los baños, dotar de agua y jabón a las escuelas, colocar suficientes mascarillas para profesores y alumnos. Y revisar que haya pupitres en buen estado para que los niños al sentarse guarden la distancia biosanitaria. Como parte de estas medidas debe planificarse un monitoreo constante de los centros escolares para detectar posibles contagios en alumnos y profesores. En fin, cada escuela debe tener un plan de retorno a clases y en cada plan debe estipularse como se debe actuar en caso que resulten contagios en la escuela. En este sentido la Secretaría de Educación debe establecer un protocolo donde se indique que hacer en caso de que un alumno o varios, o el profesor, resultaran contagiados.

Hemos estado siguiendo en el extranjero, especialmente en el Estado de California, como los alumnos de primaria y media han retornado a las escuelas públicas a recibir las clases presenciales, en este Estado los alumnos y maestros deben llevar mascarillas por obligación. Mientras que en el Estado de Florida, donde también los alumnos han regresado a las clases presenciales, el gobernador Ron DeSantis pide que los niños ya no lleven mascarillas dentro del aula, un debate que hasta ahora parecen estar ganando los padres de familia, que prefieren que sus hijos que asisten a la escuela se cubran la boca y la nariz con la mascarilla. En ambos Estados la diferencia está entre lo razonable y el sectarismo trumpista, que es el estilo del gobernador de Santis, seguidor de las irracionalidades del ex presidente Donald Trump. En Costa Rica, Nicaragua, El Salvador y Guatemala, las clases semipresenciales se mantienen desde finales del año pasado, solo en Honduras continuamos con una educación pública paralizada.

No queremos que los niños ni los maestros se contagien, pero está comprobado que guardando el cuidado con las normas biosanitarias y poniendo en práctica un protocolo por parte de la Secretaría de Educación para el retorno a clases, es posible que los niños vuelvan a las aulas de manera semipresencial para comenzar a recibir clases. En Europa, la educación nunca se paralizo, excepto en los primeros meses de la pandemia el año pasado. Le toca a la Secretaría de Educación hacer una tarea de convencimiento a los dirigentes magisteriales, porque lo importante es que tanto maestros como niños vayan haciendo calistenia educativa para estar en forma para el próximo año.

Lo que no es congruente es que la dirigencia magisterial en un bloque opositor impida este ejercicio, sin duda porque muchos maestros ya se acostumbraron a la comodidad de quedarse en casa, sabiendo que tienen seguro su sueldo cada mes. Hay que procurar un sacrificio con cuidado, igual como lo están haciendo los profesores y alumnos en los demás países centroamericanos, donde, es admirable el ejemplo de los profesores salvadoreños que están renuentes a que se vuelvan a cerrar las escuelas defendiendo el cumplimiento del año escolar, como lo publicó este día el diario La Prensa Gráfica.

El programa de vacunación está avanzando a pasos acelerados, las autoridades están recibiendo suficiente vacuna para mantener un programa de vacunación masiva. Los profesores están obligados a acompañar el gran esfuerzo de país que están haciendo todos los sectores para reactivar las actividades en general. Y no es posible que siendo la educación algo fundamental, permanezca cerrada porque los profesores prefieren quedarse de brazos cruzados.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 29 de julio de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *