Para conocer una dictadura

julio 16, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Todos los que quieran saber, de verdad, qué es una dictadura, que miren lo que está pasando en Cuba para obtener la respuesta. Los que hablan que en Honduras estamos bajo una dictadura es porque tienen la perversidad a flor de piel. Cuba es la dictadura más oprobiosa del continente americano, desde el primer momento que Fidel Castro impuso un régimen de lo más totalitario, con un gobierno que no dudó en pasar por el paredón de fusilamiento a todos los cubanos que no compartían la ideología de los comandantes revolucionarios, que, bajo el lema «patria o muerte» llegaron a la escala de la infamia al acribillar en forma pública a varios de sus compañeros de aventura revolucionaria, cuando estos  se declararon opuestos a instaurar un régimen marxista a perpetuidad.



De eso han transcurrido más de 60 años, Fidel Castro, que fue el gran líder instaurador de un régimen de izquierda inmoral, ya no está, su hermano Raúl Castro, está semi retirado, como lo acabamos de comprobar en este episodio de protestas protagonizadas por las nuevas generaciones de cubanos que, aunque nacieron bajo la prédica marxista obligatoria impuesta por el gobierno cubano desde la edad escolar, en la medida que han tenido la oportunidad de atisbar cómo es el resto del mundo viviendo en libertad, se han rebelado exigiendo que el sistema cubano de apertura, que les permita desenvolverse y desarrollarse como viven los habitantes de los países donde no hay imposiciones, donde las personas pensamos como nos permite el ambiente de libertad donde nacimos, crecimos y nos desarrollamos.

Lo que pudiera ser una especie de primavera cubana, es el mejor libro que está a la vista de todo el mundo, cuando el pueblo cubano ha salido a las calles a protestar porque ya no quiere sufrir la arrogante infamia y la perversidad de un régimen inmoral que ha dejado miles de víctimas a lo largo de estos 60 años, con la excusa de defender y hacer prevalecer una revolución que el mismo Fidel Castro, en su momento al conceder una declaración a un semanario estadounidense, reconoció que era un sistema obsoleto, que no tenía los mecanismos de ninguna clase, ni económicos ni sociales, para darle una vida de bienestar a los cubanos en estos tiempos.

Los compatriotas que se pasan rasgando las vestiduras por este tipo de gobierno, deben tener la entereza para ver lo que está pasando en Cuba en estos momentos. El gobierno cubano, como siempre acude al manido argumento de que las protestas son actos instigados por el imperialismo yanki, es decir, Estados Unidos, pero esta respuesta como en ocasiones anteriores, es la excusa vergonzosa de la élite marxista que quiere seguir manteniendo a ese país bajo la férula de una dictadura atroz donde la característica tradicional es la ausencia de libertad.

Los manifestantes no quieren salir de Cuba, no son admiradores de EEUU, solo ansían vivir en un país donde existan las libertades que son inherentes a los derechos humanos, pero que el gobierno cubano ha proscrito por considerar que las libertades son vicios de los países imperialistas. En estas circunstancias los cubanos ya se hartaron de vivir en un sistema totalitario inmoral en donde solo crece la élite revolucionaria que es la que se despacha con la cuchara grande, como tantas veces se ha comprobado por los medios internacionales.

¿Es accidental o es significativo que tras la muerte de Fidel Castro y el retiro de su hermano Raúl Castro, surjan estos movimientos de protesta protagonizados por personas de las nuevas generaciones, que nacieron y crecieron recibiendo el adoctrinamiento marxista? Naturalmente que es significativo, porque significa que los cubanos están dispuestos a luchar en las calles por vivir en un país donde existan las libertades. Es muy posible que el gobierno cubano apelará a su poder represivo, detendrá a miles de personas y desaparecerá a muchas de ellas, pero esto no frenará el ímpetu de los cubanos que ya empieza a rebalsar en las calles. Las fuerzas oficiales del régimen podrán detener a muchos de los inconformes, pero pronto las cárceles serán insuficientes en la medida que las protestan continúen.

Nunca había sucedido, pero los cubanos ya dieron el primer paso. Como dice el dicho, no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. Aunque no lo quieran reconocer los marxistas de todo el mundo, la revolución cubana envejeció, igual que Fidel falleció y su hermano Raúl ahora está retirado. Los días de esta sanguinaria aventura revolucionaria están contados. Los miles de cubanos en las calles lo continúan gritando, exigiendo ¡libertad, libertad, libertad! Este grito es una exigencia que tarde o temprano traerá un nuevo amanecer en la isla cubana.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 16 de julio 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *