No quieren entender

abril 28, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Cuando los griegos hablan de estar en un callejón sin salida o tener el camino bloqueado usan la palabra «aporía» que es un término que es todo un galimatías, es decir un perfecto enredo, como la confusión de Diego, que dice: donde dije Diego dije digo, y donde dije digo dije Diego. El gobierno de Estados Unidos está hecho un enredo cuando dice que quiere ayudar a los países del triángulo norte destinando 312 millones de dólares para obras de ayuda alimentaria y sanitaria, porque la Casa Blanca cree que con ese monto que, repartido entre tres da unos 100 millones de dólares por país, bastará para que la gente no piense emigrar. Con este pensamiento los funcionarios de la Casa Blanca y del cuarto piso del Departamento de Estado de EEUU demuestran que no tienen la mínima idea de lo que piensan tanto salvadoreños, hondureños como guatemaltecos. Por lo menos a los que les han metido entre ceja y ceja que la única salida para tener un trabajo bien remunerado es irse a EEUU.



La obsesión de todas estas personas que se lanzan a la aventura migratoria es obtener un trabajo bien remunerado, no es cuestión de hambre, o de un empleo simple, porque puestos de trabajo hay en Honduras, posibilidad para alimentarse también existe, lo que busca un sector de la población es un trabajo que le remunere muy por encima de lo que se paga en estos lados. Esta aspiración de los compatriotas no se soluciona con subvenciones, que, cuando uno escucha que son 100 millones de dólares pareciera mucho dinero, pero al aplicarse en ayuda alimentaria y para enfrentar la crisis sanitaria, son fondos pequeños. Por supuesto que hay que agradecer al gobierno de EEUU su buena intención, porque la peor cosa es ser malagradecidos con quienes nos han tendido la mano y nos siguen apoyando.

De lo que estamos hablando es del problema cierto, la gente nuestra que se lanza a la aventura de las caravanas migratorias, arriesgando la vida, es porque piensa que en ningún otro lugar del mundo podrán encontrar la oportunidad de obtener un puesto de trabajo bien remunerado, haga lo que haga, haga lo que tenga que hacer, si se trata de limpiar las porquerías de un chucho es una tarea pagada en dólares, si es para cuidar a un desvalido el pago justifica el sacrificio y si se trata de atender a un anciano, mucho mejor. Nuestra gente está decidida a hacer las tareas que nunca ha hecho en su país, como limpiar servicios sanitarios, con tal de ganar en dólares. Van a hacer tareas de media cuchara en albañilería que nunca han hecho y de manera atrevida se suben a los techos altos como ayudantes de carpintería y algunos ganan aprendiendo, otros terminan sus días en centros de rehabilitación al caerse de los techos.

Los funcionarios de EEUU no entienden el fondo del problema de la inmigración, particularmente la hondureña que tiene varios componentes, pero las más conocidas son: la inducida por individuos inescrupulosos que piden dinero a hondureños en EEUU, dizque para ayudarles a los emigrantes en su travesía hacia EEUU, y aquella que nace en la ingenuidad de muchos compatriotas que viven soñando con llegar a EEUU para encontrar un trabajo remunerado en dólares. A esos últimos no les interesa que se les hable de ayuda alimentaria o de ayuda para paliar la crisis sanitaria. Ellos solo piensan en trabajos bien remunerados, que en Honduras son muy escasos, y los que hay están ocupados por las personas que mejor se han preparado para disputar los empleos de calidad que son los que resultan mejor pagados.

Para estos compatriotas no se trata de sobrevivir sino de ganar bien para vivir bien, ellos no ven en las subvenciones la solución a sus aspiraciones, así que mientras en Honduras no hayan puestos de trabajo a la altura de sus ambiciones mantendrán la obstinación de cruzar las fronteras hasta llegar a EEUU, porque tienen sembrado el germen de la migración en la cabeza y nada ni nadie se los podrá sacar hasta que logren su cometido migratorio.

¿Cómo crear puestos de trabajo altamente remunerados en Honduras para personas con este tipo de aspiraciones? Es de lo más complicado para un gobierno, porque aunque a la gente se le diga que es imprescindible la educación para mejorar las capacidades que les permitan optar a un empleo bien remunerado, los que más abundan en Honduras son los jóvenes «Nini», aquellos que ni estudian ni trabajan, pero quieren encontrar trabajitos suaves que sean súper bien pagados.

Dirán que es un problema de país, y lo es, pero igual problema tienen otros países. No queremos parecer limosneros con garrote, pidiendo a EEUU lo que nos toca a hacer a los hondureños. Lo que los funcionarios de EEUU deben entender es que para parar las caravanas de migrantes debemos resolver problemas estructurales que tienen que ver con la educación y la capacitación de nuestros compatriotas. Y con el combate a la corrupción que nos permita generar confianza a las grandes inversiones que son las que crean puestos de trabajo bien remunerados. ¡Las subvenciones ayudan pero no son el remedio!

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 28 de abril de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *