No es lo mismo ser número 1, que ser uno

junio 23, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La algarabía conque las autoridades de nuestra UNAH celebran la inclusión de nuestra Alma Máter en el ranking de las 1,300 universidades mejor calificadas del mundo, usando el término de moda en medio de esta pandemia, debería de contagiarnos de alegría a todos los hondureños, porque, aunque en el mundo hay más de 30 mil universidades, ubicarse entre las primeras 1,300 es algo positivo para nuestro país, que por lo general camina por la senda del decantamiento con la mediocridad y el desprestigio. Todo logro gubernamental, institucional, empresarial, de organizaciones o individual, que repercuta en prestigio para Honduras, deber ser celebrado por los hondureños.



Sin embargo, es obligatorio revisar los logros que han contribuido al avance de la principal universidad hondureña, para que hoy figure entre las primeras 1,300 universidades de un total de 30 mil universidades que existen. Por ejemplo, cuántos proyectos de investigación científica desarrolla cada año la UNAH, partiendo de que un centro de estudios superiores para que esté a la vanguardia y se considere una verdadera universidad, debe tener un centro de investigación científica, en el que debe involucrarse toda la comunidad universitaria, guiada por los profesores, que deben tener en la investigación científica su quehacer diario.

Las primeras cinco universidades del mundo, el Instituto Tecnológico de Massachussets, la Universidad de Stanford, la Universidad de Harvard, el Instituto de Tecnología de California, todas en EEUU; y la Universidad de Oxford de Inglaterra, brillan en el mundo por los aportes que ofrecen a la humanidad desde sus centros de investigación científica, desde los cuales muchos de sus profesores saltan a la palestra mundial por sus estudios avanzados en el campo de la medicina, por el descubrimientos en el campo de la química, de la física o por las nuevas teorías que revolucionan la economía, campos en los cuales los profesores universitarios se ganan los laureles más codiciados al obtener anualmente los premios Nobel en cada una de estas áreas. En América Latina, la Universidad de Buenos Aires es una de las pocas que brilla con pretensiones de ser una gran universidad a nivel mundial.

Sería bueno que nuestra Universidad Nacional informe a la comunidad hondureña los avances que ha tenido en cada uno de estos campos de estudio, mismos que le habrán valido para dar un salto cualitativo y estar hoy entre las 1,300 mejores universidades del mundo, igual que es importante saber el número de patentes que desde la UNAH se impulsa cada año, porque las patentes equivalen al registro del trabajo serio que realiza un campus universitario. Es importante conocer los  proyectos de solución nacional en que la UNAH ha trabajado en los últimos 5 años para plantear respuestas a los problemas más ingentes que enfrenta Honduras.

Estamos seguros que la UNAH tiene mucho que informar a la ciudadanía, sobre todo aquello en que ha mejorado durante ese período que corresponde a un lustro, y que seguro le ha valido para entrar en la mencionada figuración mundial de las 1,300 mejores universidades del mundo. Es interesante conocer cómo el largo período de más un año sin clases presenciales por la pandemia, pudo influir para mejorar su posición en este ranking universitario mundial. Y como el hecho de ser una de las pocas universidades que sufre las embestidas de sectores estudiantiles y sindicales inconsecuentes, que por cualquier cosa se toman el campus universitario paralizando la actividad académica, en lugar de afectar el prestigio del Alma Máter, más bien la encumbró al sitial de las mejores 1,300 universidades del mundo.

Es decir, si con toda esta sarta de desventuras que ha sufrido la principal universidad hondureña le ha permitido clasificarse entre las mejores 1,300 universidades del mundo, podríamos pensar que de haber revertido todo eso a su favor, la UNAH hoy estaría elevada en un lugar más privilegiado y alumbrado entre las mejores academias universitarias de la Tierra. Pero aún con todo lo anterior, el avance que ha tenido la UNAH debemos celebrarlo, porque bien o mal es un logro del más importante centro de estudios superiores. No sabemos a fondo como lo logró, pero el asunto es que estar en esa posición es muy bueno. Como dice un viejo refrán académico, no es lo mismo ser uno, que número uno, o al revés, no es lo mismo ser número uno, que ser uno. Al final de cuentas alegrémonos los hondureños, porque nuestra Alma Máter está en ese importante ranking universitario mundial.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 23 de junio de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *