Momentos decisivos

mayo 6, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Estos días nos harán figurar en la historia si los hondureños asumimos con más responsabilidad estos momentos decisivos, cuando el mundo entero está tomando todas las previsiones posibles frente al avance de la pandemia que en algunos países ha sido contenida parcialmente, conforme la actitud de las personas, no así en otros, donde por la cantidad de personas que viven el virus ha encontrado un hospedaje formidable para hacer estragos, como está sucediendo en la India. En Honduras estamos viviendo horas decisivas, cuando las autoridades de Salud advierten que la propagación del coronavirus está ascendiendo, descuartizando organismos, porque todavía quedan muchos hondureños que desafían al COVID-19, resistiéndose a usar mascarilla, y permaneciendo en aglomeraciones que no son recomendadas.



Todavía se ven en las calles y sitios públicos a muchas personas con la cara descubierta, como sosteniendo un mano a mano con el coronavirus, empeñados en desafiar al COVID-19, no obstante que los reportes diarios de fallecidos ya constituyen una alarma en las cifras que Sinager publica todos los días. Antes los que morían a causa de la pandemia eran números bajos de 2 o 4 personas, hoy escuchamos cifras de 50 y más fallecidos. Lastimosamente muchas de estas personas no atendieron las medidas sanitarias clave que recomiendan las autoridades y hay muchas que siguen observando esa mala actitud, casi empeñados en contagiarse y de paso arrastrar a familiares y amigos.

En muchos de estos compatriotas campea en voz alta un espíritu de rebeldía, pareciera que algún tipo de ceguera los induce a ese comportamiento que los vuelve indomables para no atender las medidas biosanitarias, y el coronavirus COVID-19 no es algo como para embelesarse, por si no lo quieren entender, las nuevas cepas son más contagiosas y más letales. El que no lea ni vea ni escuche las noticias en los medios serios, y se deje ir solo por las distorsiones que corren en las redes sociales, es posible que sin saberlo se esté despidiendo de este mundo. No ha habido nada parecido a la pandemia del COVID-19, este ha sido un coctel viral con un gran poder de multiplicación que está poniendo en jaque a los investigadores, que todavía no atinan a dar con una vacuna multi-efectiva que sea capaz de enfrentar al COVID y sus diferentes cepas.

Cuando decimos que estamos viviendo horas decisivas es porque si todavía quedan hondureños que no creen en la pandemia, es porque el poder distorsionador de las redes sociales es tan ensordecedor que los ha trastornado y no pueden diferenciar entre lo que es realmente grave y lo que no lo es. Porque por lo visto hay compatriotas que no le temen al COVID-19 y lo atribuyen a un invento propalado por las grandes firmas farmacéuticas que están haciendo el mejor negocio con las vacunas. Esto último es cierto, pero también es cierto que el COVID-19 es una realidad peligrosa por las multi-variaciones en que se propaga, de las cuales posiblemente varias de ellas ya están en Honduras.

Todos estamos obligados a andar con cuidado, a prevenirnos al máximo, observando las reglas básicas para evitar el contagio, este no es momento para salirse de la ruta del cuidado que es la que debemos transitar. En principio debemos saber que guardar la distancia física de otras personas es elemental, como usar la mascarilla y lavarnos continuamente las manos con agua y jabón o desinfectarlas con alcohol gel. Estos tres pasos que por lo repetitivo que se mencionan a veces suenan tediosos son los escudos contra el coronavirus y el contagio. Incluso, pudiera parecernos una necedad estar recordándoles a nuestros familiares y a nosotros mismos, que hay que mantener la distancia física, llevar bien puesta la mascarilla y lavarnos las manos con agua y jabón a cada momento. Pero nada de esto es necedad, y si así lo fuera, ¿por qué tenerle miedo al constante cuidado que debemos procurarnos para mantenernos limpios del contagio?

Como estamos reiterando, estamos viviendo horas decisivas, el gobierno está adquiriendo cada vez más vacunas, sea por el sistema COVAX o por compra, y estamos escuchando los llamados a sectores vulnerables de la ciudadanía para que se alisten a recibir la vacuna. Incluso a compatriotas de 75 años, lo cual es una buena señal que la vacunación está avanzando. Nos preguntamos, ¿en estos momentos decisivos a qué le debemos temer? ¿Al coronavirus feroz del COVID-19? ¿O a los hábitos sanitarios que no son tan difíciles de practicar?

En lo personal le tengo miedo al coronavirus,  pero no le tengo miedo a repetir las medidas sanitarias, cuantas veces sea necesario. La debilidad humana que padecen muchos hondureños de tenerle miedo a la disciplina es un factor que juega en favor del COVID-19 y del contagio. En lo particular yo sigo la prédica del Dr. Ravi Gupta de Cambridge, cuando afirma que mientras la vacuna no esté a nuestro alcance, practicar los tres hábitos sanitarios aconsejados: usar la mascarilla, lavarse las manos con jabón y agua, y mantener la distancia física evitando las aglomeraciones, también es una forma efectiva de vacunarse contra el COVID-19.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 6 de mayo de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *