Las vacunas, Bukele y las zanahorias

junio 3, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Del libro de fábulas escolares recordamos el “cuento del conejo”, que muy hábilmente perforaba las plantaciones de zanahorias en una granja, para comerse las más hermosas y jugosas que producía un viejo granjero. Como este se cansara de ver que sus cosechas resultaban un festín apetitoso para el conejo resabido que solo se comía una parte de las zanahorias dejando el resto no apto para el consumo, y así sucesivamente dañaba una y otra zanahoria, enardecido el viejo de la granja decidió jugarle una trampa al conejo que lo traía por la calle de la amargura; usando su ingenio construyó falsas zanahorias elaboradas con un caucho pegajoso, pintándolas del mismo color natural, de manera que cuando el conejuno hundió sus dientes en la zanahoria de caucho, al no poder ingerirla salió a la superficie buscando destrabarse de la trampa, siendo fácilmente atrapado por el granjero, que decidió cobrarse las andadas del animalillo, convirtiéndolo en un delicioso sancocho de conejo, adobado con zanahorias horneadas, un plato que con el tiempo se volvió predilecto en varios países de la vieja Europa.



La fábula sirve para ilustrar como el presidente salvadoreño Nayib Bukele está usando las vacunas chinas para satisfacer a varios alcaldes hondureños que están acudiendo al gobernante salvadoreño para pedirle vacunas para sus comunidades, manifestándole a Bukele un estado de confianza que a la vuelta del tiempo podría resultar un almuerzo que tendrá su precio, y que Bukele buscará cobrarse. La visión de Bukele no está basada en la gratuidad, por más que ahora su equipo de imagen se esmere en propagar historias de su milagrosa existencia que lo hacen ver como un personaje mesiánico que nació ungido por DIOS, para gobernar a su pueblo. Hoy Bukele está embarcado en un proyecto de largo plazo y enorme dimensión, financiado por el gigante asiático, que como están informando los periódicos, se trata de una inversión multimillonaria que propende desarrollar todo el territorio ribereño de El Salvador, donde llegaría el grueso de la producción china que busca mantenerse en el mercado de consumo más importante del mundo como es la costa este de EEUU.

Ese proyecto bien pudo haber sido desarrollado en la Isla del Tigre, con el concurso de todas las potencias asiáticas, desde China, Taiwán, Corea del Sur, Singapur y Japón, sin depender de la entrega a una sola potencia. Bastaba unir Amapala con tierra firme para construir una ZEDE en Amapala, donde podrían concurrir todos los países asiáticos usando el canal seco para transportar sus mercaderías vía Puerto Cortés a los puertos de la costa Este de EEUU. El puente de Amapala a tierra firme no se hizo realidad porque las autoridades hondureñas actuaron en forma condescendiente con sus homólogas de El Salvador y Nicaragua, respetando sus proyectos, de manera que El Salvador no se sintiera herido porque Amapala convertida en una ZEDE terminara de hundir su inoperable Puerto de La Unión, que requiere de aguas profundas que no tiene para ser rentable comercialmente. Y Daniel Ortega siguiera acariciando su eterna farsa de construir un canal interoceánico que cruce el territorio nicaragüense, que no tiene facilidades ni condiciones para una obra parecida al Canal de Panamá.

Ahora El Salvador tiene todas las posibilidades de crecer exponencialmente, de llegar a concretarse la supermillonaria inversión de China Continental que comprende varias zonas de desarrollo, inversiones que en Honduras son vistas hasta por la élite empresarial como un ogro peligroso que se los puede comer. El Salvador pasaría muy pronto de ser un país exportador de migrantes a convertirse en otro país con capacidad de generar  suficiente puestos de trabajo bien remunerados.

En el proyecto salvadoreño de Bukele, Honduras debe mantenerse vigilante, porque al estar detrás el gigante asiático China Continental, podrían sobrevenir nuevas disputas por el uso de las aguas compartidas en el Golfo de Fonseca, de acuerdo a la antigua teoría del condominio. En ese extremo no sería extraño que los salvadoreños quisieran usar las aguas jurisdiccionales de la Isla Conejo, que territorialmente son aguas hondureñas, muy profundas, por donde pueden navegar las embarcaciones de gran calado. Con el temperamento de Bukele, creyendo que por tener el respaldo de China Continental puede usar las aguas hondureñas, igual que China lo hace en el famoso Mar de China, del que se ha posesionado por la fuerza desconociendo los derechos de los otros países, que como Taiwán, Corea del Sur y Singapur, buscan el apoyo de EEUU para no ser devorados del todo por China Comunista.

Un posible conflicto en el Golfo de Fonseca no es deseable, pero no está descartado a mediano plazo con un presidente del carácter y temperamento de Bukele. Planteado este escenario, Bukele está tratando de ganar simpatía en sectores hondureños desde ahora. Y nada mejor que sembrar cariño y confianza a través de las vacunas que le piden los alcaldes liberales y de LIBRE. Bukele no se queda corto ni perezoso ante las peticiones de los alcaldes hondureños, y ya no solo atiende las peticiones, sino que por iniciativa propia ofrece vacunar a la gente de las Islas de la Bahía. En esta iniciativa, podemos darnos cuenta del alcance que Bukele le está poniendo a su estrategia de cultivar simpatías en Honduras.

Menos mal que los diarios hondureños, especialmente diario La Prensa, se ha esmerado en poner sobre el tapete público la enorme magnitud del gigantesco plan desarrollista de Bukele con el apoyo de China, por lo que no es una elucubración antojadiza pensar que todo avance salvadoreño en el Golfo generará fricciones con el vecino más próximo, que es Honduras. Mientras Bukele ha encontrado en los alcaldes hondureños que le piden vacunas, a los perfectos conejos que por ahora se creen los listos al recibir vacunas gratis del benefactor presidente salvadoreño, al que no se cansan de sublimar como un gran presidente que tiene capacidad para gobernar hasta a sus vecinos. Ahora bien, es bueno preguntarse: ¿qué posición adoptarán estos alcaldes de surgir un posible conflicto con El Salvador por el uso indebido de nuestras aguas territoriales?

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 3 de junio de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *