La vacuna y el canibalismo

mayo 13, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La vacuna contra el COVID-19 está mostrando otro poder que no es propiamente el que todo mundo conoce, por lo menos en nuestro país, porque sucede que cuando el sectarismo político aparece en las buenas causas, todo aquello que tiene connotación positiva se transforma en fuente de discordia, como estamos viendo en estos últimos días. Las vacunas donadas por el gobierno salvadoreño a petición de siete municipios hondureños, no debería ser motivo de confrontación, tampoco debe ser usada como herramienta política por los alcaldes, porque al final de cuentas las autoridades salvadoreñas solo están correspondiendo a las ayudas que en años anteriores han recibido de las autoridades hondureñas para la nación salvadoreña, en el plano de la fraternidad centroamericana, en que, particularmente Honduras y El Salvador, han mantenido una cooperación mutua en tiempos de emergencia.



La donación de 34 mil vacunas por el gobierno de Bukele no debería contaminar los límites de la cordura, los alcaldes deberían sentirse satisfechos del resultado de su gestión, pero no excederse en un entusiasmo inconveniente, porque cuando reflexionen se darán cuenta que le han hecho un enorme favor a Bukele, de quien habría que esperar acciones futuras, que podrían estar enfiladas contra Honduras, por la tradicional pretensión salvadoreña sobre varios puntos de nuestra geografía, que aunque fueron perfectamente demarcados y delimitados como territorio hondureño por sentencia de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, algunos políticos y militares salvadoreños se obstinan en mantener una reclamación infundada sobre la Isla Conejo, parte de la Bahía de La Unión y sobre el derecho a la salida hacia el Océano Pacífico que tiene Honduras, conforme el Derecho Internacional Público.

Las personas que no tienen formación jurídica no tienen capacidad para anticipar posibles conflictos con los países que tenemos frontera; sin saberlo, los alcaldes y todo el grupo de personas que hoy corean a Bukele desde Honduras, le están haciendo un favor muy gordo al presidente salvadoreño, que es todo un monumento a lo imprevisible, y que, al creerse que es un personaje entre muchos hondureños podría llegar a confundirse y hasta pensar que una incursión salvadoreña sobre territorio hondureño tendría el mismo respaldo y los mismos aplausos de los hondureños que, por un equivocado entusiasmo político, hoy tienen a Bukele colocado en un pedestal no solo por las 34 mil vacunas, sino que por algo más.

La relaciones internacionales entre países muchas veces son enturbiadas por las acciones ingenuas de ciudadanos que sin querer tocan la fibra en favor de los adversarios de nuestro país, al rendirle honores dudosos a un gobernante que desde ya podría creer que hay muchos hondureños proclives a favorecer futuras acciones salvadoreñas contra puntos de la soberanía hondureña. Y que, hasta estarían dispuestos a que Honduras se adhiera a El Salvador con Nayib Kubele como presidente único.

La vacuna antiCOVID también está creando discordia en el campo político, al grado que asombra ver cómo este fármaco está haciendo que cambien las relaciones políticas y económicas, por lo atrevido que son unos países y por la miopía y el descuido en que ha caído Estados Unidos. A estas alturas es muy visible que Rusia y China con sus vacunas le han arrebatado a EEUU el istmo centroamericano, porque han vendido por un lado y donado por otro, parte de sus vacunas, mientras que EEUU, con una política pasmosa y equivocada, no ha mostrado el menor interés en favorecernos o vendernos sus vacunas. EEUU gasta todo su discurso en decir que está preocupado por combatir la corrupción en los países centroamericanos, pero no ha levantado hasta ahora una voz de aliento para ofrecernos sus vacunas. Y hasta el presidente hondureño JOH, viendo la actitud del gran aliado, otrora protector al que acudíamos a pedir socorro en momentos de angustia, se ha atrevido a insinuar que no le queda otra salida que abrir una oficina comercial en China Continental para ganarse el derecho a comprar vacunas de ese país.

Por eso decimos que la vacuna antiCOVID tiene tanto poder hasta para hacer que los países cambien sus relaciones económicas y políticas, mientras los EEUU parecen no darse cuenta y duermen en sus laureles, por sentirse seguros de mantener controlados bajo su égida a los países centroamericanos. El mérito que no se le puede discutir a Bukele, es que rechaza este tipo de política de los gringos.

En Honduras, la vacuna, que ya se empieza a aplicar en forma continua, despierta otro mal que hace mucho daño en una sociedad: el canibalismo. Médicos que trabajan en diferentes sectores del ramo de Salud lanzan expresiones rabiosas contra sus colegas que están al frente del proceso de vacunación, que son profesionales con amplia experiencia en este campo, ataques que son producto del sectarismo político infecundo y malsano, que hace tanto daño.

Menos mal que con las compras masivas de vacuna que anuncian el gobierno y el sector empresarial, habrá suficiente para vacunar a la población hondureña de aquí hasta el fin de año, de manera que no vaya a creer Bukele y el grupo de hondureños que se han convertido en corifeos del joven gobernante guanaco, que todos los hondureños estamos locos por extenderle la alfombra roja para que el día menos pensado se le ocurriera venir a Honduras con pequeñas poses imperialistas.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 13 de mayo de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *