¡La vacuna, jefe!

abril 16, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

En la recordada serie televisiva “La Isla de la Fantasía”, cada vez que arribaba un avión procedente de tierra firme, Tatú, el pequeño ayudante del señor Roarke, alborozado y lleno de alegría, gritaba apenas avistaba la aeronave: ¡EL AVIÓN JEFE… EL AVIÓN JEFE! Con una sonrisa inefable, Roarke que era personificado por el gran actor y locutor mexicano Ricardo Montalbán, acudía a la pista para cerciorarse de las novedades que le traía la tripulación. Por más de 5 años, LA ISLA DE LA FANTASÍA, que supuestamente era una pequeña ínsula marítima en lo profundo del Pacífico, se ganó la simpatía de la teleaudiencia americana y del mundo, porque Tatú sigue haciéndose escuchar cada vez que un avión procedente de sitios lejanos llega trayendo alguna carga importante. Hoy, hubo varios Tatú en la pista del aeropuerto La Mesa de SPS, festejando la llegada de un avión que transportaba varias cargas de vacunas, entre ellas 6 mil vacunas Sputnik V de fabricación rusa para Honduras, con el auspicio de COVAX, financiado por la OMS y varios organismos benefactores que han unido esfuerzos para lograr la distribución de la vacuna en una forma equitativa social.



Una vez más tenemos que recordarles a los hondureños que, siendo 8 mil millones de personas en el mundo, y apenas más de diez laboratorios son los que están produciendo los diferentes tipos de vacuna, llevará más tiempo del que se cree, vacunar a toda la población mundial. La avidez y la desesperación por obtener una dosis está llevando a muchas personas a perder la razón y la cordura, lo cual es comprensible porque los seres humanos por naturaleza somos dados casi siempre a justificarnos lanzando culpas contra todos por no alcanzar el beneficio de algo en el menor tiempo posible.

En lo personal procuro no estar en el club de los remilgosos que se la pasan buscando culpables, porque muchas veces hay sorpresas cuando pensamos que otros están haciendo las cosas mejor que nosotros, y resulta que cuando descubrimos el costo que otros han pagado por ese logro momentáneo, entendemos que es mejor que las cosas pasen de la forma como están ocurriendo. Es cierto que El Salvador ha obtenido muchas más vacunas que Honduras, pero veamos la forma como el gobierno de Bukele lo ha logrado. Al joven presidente salvadoreño no le ha importado hipotecar políticamente a su país con el gobierno de China Continental. El Salvador desde los tiempos del gobierno del FMLN ha abierto las puertas a China, permitiendo qua a través de testaferros adquiera territorio salvadoreño de una forma distinta a como los gobiernos se permiten operaciones por medio de convenios contemplados en el Derecho Internacional. China Continental, a la usanza autoritaria no camina por la ruta del Derecho Internacional, utiliza testaferros para adquirir territorios para proyectos que pronto asomarán la cabeza mostrando la cara militar, porque China quiere tener bases como las tiene EEUU en este continente, nada más que a su manera.

China Continental está comprando dignidades en el continente, El Salvador es un caso, el otro es Costa Rica, donde construyeron un soberbio estadio de futbol, que no es un regalo, sino una moderna hipoteca que muy pronto los ticos deberán empezar a pagar con réditos de dignidad. Igual sucede en Panamá, donde China ha dado pasos de gigante. Y no se diga en Venezuela, donde casi todo el petróleo está hipotecado a favor de China Continental, por los enormes préstamos que suman casi 3 mil millones de dólares que el gobierno de Maduro va pagando a cuenta gotas con las embarcaciones de petróleo que requiere China Continental.

Algunos podrán decir que Honduras se vende barato a los gringos, al permitir la base militar de Palmerola en Comayagua a cambio de una poca ayuda, pero la situación de nuestro país es distinta, porque Honduras mantiene la soberanía sobre ese territorio y la prueba está que cuando el gobierno procedió a la construcción del aeropuerto en ese lugar, a los norteamericanos no les quedó más que aceptar la decisión soberana del gobierno.

Pero volviendo al tema de la vacuna, viendo el panorama sin la amargura de sentirnos que vamos atrasados en cuanto a la vacunación, estamos viendo con preocupación las noticias procedentes de varios países que recogen con alarma que muchas personas vacunadas se han vuelto a contagiar, un detonante desmoralizador que hace dudar de la efectividad de las vacunas. Y que además confirman, que quienes ya se vacunaron no se deben confiar, porque a la vez que son portadores peligrosos del virus se pueden volver a contagiar. Entonces, la vacuna no es una caja de seguridad, después de vacunados hay que seguir protegiéndose con la mascarilla, guardando la distancia física aconsejable y lavándose las manos con jabón a cada paso.

Esto confirma los criterios de profesionales más serenos como Ravi Gupta de Cambridge que, lejos del mundanal ruido de las cámaras y las luces de la televisión en que se mantiene el Dr. Antony Fauci, aconseja que la mejor vacuna es que las personas se cuiden, que se olviden de los viejos hábitos y comportamientos desordenados de vida, Ravi Gupta recomienda que aprendamos a vivir en el nuevo orden de vida que exige el cuidado de mantener la distancia física, no mezclarse en grupos de personas y usar la mascarilla cada vez que usted salga de su casa. Nos parece que el Dr. Gupta es quien mejor maneja los criterios para evitar el contagio, porque vemos que en Honduras la propagación del virus se ha multiplicado en las fechas de fiestas y celebraciones que es cuando las personas pierden toda noción del cuidado y se aglomeran y se mezclan en grupos.

La triste realidad es que pronto vendrán a Honduras más aviones con vacunas, y cada vez habrá un Tatú celebrando en las pistas aéreas, pero como se está diciendo que aun vacunadas las personas se vuelven a contagiar, la mejor vacuna será cuidarnos al máximo. Y será hasta entonces, cuando todas las personas del planeta entendamos la vacuna más efectiva está en cuidarnos al máximo, que el virus empezará a ceder una vez que la propagación se vaya reduciendo.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 16 de abril de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *