La era de los vacunatones

julio 30, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Por mi anterior trayectoria como director de radio, durante 25 años me asocié a los radiomarathones, que por mucho tiempo fueron el mecanismo realizador para obtener recursos del público y de las empresas para sufragar diversas causas sociales, luego cuando el impacto de la televisión se impuso como medio masivo vinieron los teleradio-marathones, encadenándose emisoras y televisoras para causas nobles, hasta que en 1987 surgió el TELETÒN, a favor de los discapacitados, que rompió todos los récords de audiencia y recaudación. Por ese motivo a mí me gustan los radiomarathones, los teleradio-marathones y los teletones, porque a través de ellos se concita la sensibilidad de la población, ofreciéndole al público, a la vez, un espectáculo que engarza los corazones de nuestros compatriotas, con los mejores animadores de los medios, incluyendo de otros países que han venido a colaborar con la Teletón para lograr la meta de recaudación del público y de las empresas, que es la plataforma económica que sostiene el funcionamiento de los seis centros de rehabilitación de la Fundación Teletón.



Como secretario de la Fundación Teletón, he pasado inmerso desde 1987 hasta hoy en todos los teletones, y cada año disfruto el cúmulo de emociones intensas, desde el primer momento de la organización que comienza a principio de año, hasta el día del evento, que por lo general era en los primeros días de diciembre hasta que el año pasado por la pandemia y los dos huracanes se cambió la fecha para la primera quincena de febrero, pero sea la fecha en que se realice, las emociones siempre son intensas, porque por igual, siempre es un desafío emocionante conseguir la meta para que la institución pueda seguir sosteniendo los seis centros de rehabilitación que prestan atención a una población con discapacidades físicas que sobrepasa las 600 mil personas en el país.

Ahora nos llega una nueva idea en la era de la pandemia, el Vacunatón, cuya meta es tocar la fibra de los hondureños para que acudan en forma ordenada a vacunarse contra el COVID-19. La contribución que espera recibir el Vacunatón es que, durante dos días por lo menos 50 mil hondureños acudan a los puestos de vacunación, previamente programados en diferentes direcciones, a aplicarse la primera o la segunda dosis de la vacuna, en el caso que sea la segunda las personas deben presentar el carnet de la primera aplicación.

Creo que este es el primer Vacunatón, pero no será el último, porque por las variantes y nuevas cepas del COVID-19 que van apareciendo, esta pandemia va para largo, tiene una extensa carrera por enfrente, en la medida que vayan surgiendo nuevas variantes o cepas, y que la ciencia médica nos vaya preparando para aplicarnos las vacunas que sean necesarias para evitar los altos índices de mortalidad. A propósito de olimpiadas, para uno de los virólogos más respetados, Ravi Gupta de Cambridge, más académico y nada de político, la pandemia se mantendrá de manera sostenible en la medida que se abran las economías y los entretenimientos. Porque, como la idea es que los países y las sociedades no pueden sobrevivir con economías cerradas, lo que toca es que las personas nos cuidemos, que nos vacunemos y sigamos apegados a las clásicas medidas de bioseguridad: la mascarilla, mantener la distancia física, evitar mezclarse en aglomeraciones y lavarnos las manos con jabón o alcohol tantas veces sea necesario.

Conforme esos pronósticos, me aventuro a vaticinar que de aquí en adelante tendremos varios vacunatones, y hasta podría ser que sean varios al año, porque se necesita inyectar entusiasmo a la población para que se motive y acuda a vacunarse. Cuando las personas vean los resultados de la vacuna, como ya se está viendo, que aunque los vacunados pueden contagiarse de nuevo pero no llegar a los extremos de gravedad en los que caen las personas que no se han vacunado, entonces la gente de todo el mundo caerá en el entendimiento que la vacuna es el mejor auxiliar para no llegar a un hospital a requerir de los cuidados intensivos.

Si me lo permiten, voy a continuar la comparación de los radiomarathones, los teleradio-marathones y los teletones, con los vacunatones, porque aunque la meta de estos últimos no es la misma, la mística es igual, porque en todos corresponde tocar la fibra de las personas para que acudan a prestar un apoyo. Esta vez la contribución es para las mismas personas, muy especialmente para aquellos que siguen renuentes a aplicarse la vacuna, por haber sido influenciados por las campañas antiCOVID que han desatado con malévola intención sujetos desquiciados que usan el poder las redes sociales para distorsionar la realidad y hacer daño a la humanidad.

Contra esa especie perversa, el Vacunatón será un instrumento poderoso de motivación, para romper el hechizo maligno que ha hecho que miles de personas no solo le rehúyan a la vacuna sino que buscan desacreditarla con todo tipo de argumentos alejados de la verdad y la realidad científica. Por esta y otras razones le damos la bienvenida al primer Vacunatón.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 30 de julio 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *