Generar empleo es el reto constante

noviembre 28, 2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Encontrarse con los hondureños fuera del país, sea que estén residiendo o viajando, es inevitable la conversación sobre los problemas fundamentales del país. Desde que estamos en el aeropuerto hasta que llegamos al destino, no falta la interrogante del compatriota que piensa que por nuestro trabajo de estar atisbando cada día los asuntos del país estamos empapados de todos los aspectos de la situación crítica que vivimos en Honduras. Pude colegir en este corto viaje a Florida, donde hay miles de hondureños, que en su mayoría tienen una visión bastante clara de los problemas que agobian la vida de nuestros habitantes, que son los resortes que impulsan a muchos de ellos a dejar el terruño por cualquier vía para buscar mejores horizontes en otro país.



El desempleo y la violencia son las dos situaciones que hacen que la vida en Honduras sea de cuadritos, pero entre ambas, el desempleo es lo que más preocupa a la mayoría de los compatriotas, aunque en los últimos meses los hechos violentos parecieran alcanzar mayor repercusión, por lo menos en lo que concierne a las divulgaciones que hacemos los medios de comunicación. Sin embargo, cuando entramos a la conversación con las personas, la mayoría cree que las limitaciones de la economía hondureña son las que más afectan el bienestar y es lo que más estimula a poner la vista en otros países, con preferencia hacia EEUU, para salir de la pobreza en que viven en Honduras.

En estos momentos el gobierno le presta más interés al combate de los grupos criminales, mientras por acción y omisión deja en un segundo plano la solución de los problemas económicos, que es lo fundamental para la generación masiva de empleo, sobre todo por el estado de inseguridad jurídica en que se mantiene Honduras, que es lo que desanima a los inversionistas extranjeros para traer sus capitales para fundar empresas y convertirse en generadores de puestos de trabajo en nuestro país.

En una publicación en el diario Miami Herald, Honduras apareció la semana pasada, junto a Venezuela, Nicaragua y El Salvador, entre los países que no alientan la inversión extranjera por las condiciones casi inexistentes de seguridad jurídica. El ranking fue avalado por organizaciones de derechos humanos que son críticas de la forma como se desarrolla la institucionalidad en Honduras por el actual gobierno y otros sectores políticos.

Estando en las condiciones actuales, no hay esperanza de que los inversionistas extranjeros escojan a nuestro país para invertir, por lo que el gobierno deberá asumir la responsabilidad de que la situación económica se agrave más de lo que ya está. Es inadmisible culpar a los empresarios hondureños y a los inversionistas extranjeros de las condiciones de desempleo, porque la creación del empleo la estimula o la desestimula el gobierno conforme las medidas que tome y las que ha adoptado hasta ahora no son conducentes a fomentar los puestos de trabajo.

Si en Honduras el gobierno actuara con otra mentalidad y tuviera en el ramo económico a profesionales competentes y juiciosos, que trabajaran por buscar soluciones a la crisis económica, sin duda que verían la necesidad de tomar algunas de las ideas del economista inglés John Maynard Keynes. Keynes contribuyó decisivamente a la creación de la macroeconomía, y muy partidario de que el gobierno utilizara las políticas fiscales para propulsar la economía en los momentos de crisis como los que estamos viviendo en Honduras.

En su libro TEORÍA GENERAL DEL EMPLEO, en una de sus afirmaciones que en su tiempo fueron revolucionarias, Keynes dijo que la verdadera causa del desempleo es la política de inversiones insuficientes que adopta un gobierno. Que es lo que ha hecho el gobierno de Xiomara Castro a través del discurso anticapitalista pronunciado por su principal asesor, causando dos efectos: 1) estimular a empresas instaladas en Honduras a que se marchen del país por el temor a que nuevas medidas sean proclives a la inseguridad jurídica que es el peor enemigo de la inversión, tanto nacional como extranjera, y 2) lanzar al exterior el mensaje de que los capitalistas no son bienvenidos en Honduras, siendo esta la mejor misiva que transmite temor a los empresarios de otros países que hubieran pensando invertir en nuestro país.

¿Cómo convencer a los líderes políticos de LIBRE que el fervor revolucionario de sus discursos marxistas es la mejor persuasión para que los inversionistas extranjeros descarten a Honduras como escenario adecuado para traer sus capitales e invertir en nuestro país? La tesis de John Maynard Keynes sigue hoy tan vigente como en los años en que se convirtió en una propuesta revolucionaria que solvento la crisis económica en muchos países que pudieron revertir su situación gracias a las ideas del economista británico.

El gobierno no podrá sacarnos de la crisis económica creyendo que todo radica en tomar medidas contra la violencia. Ese paso es necesario, pero el más apremiante para la población es la generación de empleo de manera constante. Y con el discurso anticapitalista, el gobierno lo que hace es desestimular al creador de empleo masivo que es el inversionista capitalista extranjero.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 28 de noviembre de 2022.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum