En Roatán: Sueño de un paraíso convertido en un infierno

abril 8, 2021

 

Honduras



La pareja de estadounidenses jubilados Cyndi Hess y Gregory Lee Debruler creyeron haber encontrado un paraíso para sus días de jubilación en la isla hondureña de Roatán a donde llegaron hace quince años.

Utilizando los ahorros de toda una vida de trabajo se hicieron de sesenta y cinco acres, unos 263 mil metros cuadrados, un año después y esperaron a que un inversionista se interesara en algún desarrollo inmobiliario.

Con el tiempo, la cadena hotelera Hilton los contactó para plantearles la posibilidad de construir en su propiedad un resort de lujo gracias a una inversión de mas de cuarenta millones de dólares estadounidenses.

Los Debruler creyeron que finalmente su sueño de una vejez sin contratiempos estaba a la vuelta de la esquina, pero estaban equivocados, de hecho, allí fue cuando comenzó la pesadilla.

La mafia de Roatán se enteró del espléndido negocio y comenzó la cacería de los norteamericanos, los amenazaron, secuestraron a Cindy y usando sus influencias en la Alcaldía de “Santos Guardiola” han saboteado el proyecto durante más de una década.

Los estadounidenses, habituados en que en su país las leyes y los tribunales funcionan, acudieron al Ministerio Público, se presentaron ante la Corte Suprema de Justicia, pero hasta ahora no consiguieron nada.

Entonces acudieron a su Embajada en Tegucigalpa y finalmente a la prensa, porque el abuso no se ha detenido.
A nombre de su empresa Propiedades HADO, S.A. contrataron una representante legal que ahora lucha a su lado para obtener justicia para sus clientes, para la economía de Roatán, la industria del turismo y los más de cuatrocientos empleados que trabajarían en el nuevo Hilton de la isla hondureña.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *