Woody Allen responde a las acusaciones de acoso sexual: “Yo no abuse de Dylan”

febrero 8, 2014

Woody Allen acusó a su ex Mia Farrow de manipular a su hija adoptiva Dylan y hacerle creer que fue abusada cuando era niña.

«Por supuesto, yo no abuse de Dylan”, escribe el director de 78 años, en una columna de opinión que va a salir publicada este domingo en el New York Times. “Yo la amé y espero que algún día ella se de cuenta que la han engañado y privado de contar con el amor de su padre. Ha sido explotada por una madre investida en su propia ira y no en el bienestar de su hija”.



En su detallada respuesta a la carta de Dylan, Allen asegura que las acusaciones fueron iniciadas por Farrow, 68, cuando el cineasta comenzó a salir con Soon-Yi Previn, su hija adoptiva.

“La evidente malevolencia a su favor parecía tan obvia que ni siquiera contraté un abogado para defenderme”, escribe. “Ingenuamente creí que las acusaciones iban a ser descartadas porque, por supuesto, yo no abusé de Dylan y cualquier persona racional sería capaz de descubrir que era un montaje”. Sin embargo, se abrió un caso policial, Allen se tuvo se someter al detector de mentiras (Farrow no) y Allen pasó la prueba. Además, la Clínica de Abuso Sexual Infantil del Hospital de Yale-New Haven llevó a cabo una meticulosa investigación, que según Allen, limpió su nombre.

Allen añade, «incluso si no es hijo de Frank, el hecho de que ella sostenga esa posibilidad, indica que sostuvo una relación con él durante los años que estuvimos juntos. Sin mencionar todo el dinero que pagué por manutención infantil. ¿Estaba manteniendo al hijo de Frank? Una vez más quiero hacer énfasis en la integridad y honestidad de una persona que conduce su vida de esa forma”.

Ahora, escribe Allen, las acusaciones han regresado: «No es que dude que Dylan haya creído que fue abusada. Si una madre con un temperamento muy fuerte le enseña a una vulnerable niña de 7 años a odiar a su padre porque es un monstruo que abusó de ella, ¿es tan inconcebible pensar que después de tantos años de adoctrinar esa imagen, Dylan lo haya tomado como cierto?»

Para reforzar sus palabras, Allan cita a su hijo Moses, quien se puso de su lado al decir que “mi mamá usualmente nos usó como peones, no puedo confiar en nada que ella haya escrito o dicho sobre alguien de la familia”.

«Nadie quiere desalentar que las víctimas de abusos hablen sobre lo que les pasó, pero uno debe tener en mente que a veces hay personas que son falsamente acusadas y eso es algo terriblemente destructivo”, escribe Allen al final de la carta.

El cineasta cierra sus dichos con la siguiente nota: «Esta carta será mi ultima manifestación sobre este asunto y nadie va responder en mi nombre más consultas. Suficientes personas han sido lastimadas».

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *