Votemos por Honduras

noviembre 21, 2021

Honduras

Este 28 de noviembre votemos por el bienestar de todos los hondureños. Votemos por el amor que le tenemos a nuestra familia. Votemos por Honduras y el sistema democrático; esa es la prioridad para seguir construyendo un mejor mañana para todos.



Este es un momento crucial en el cual se decidirá el destino del país por los próximos cuatro años. Por lo tanto, hay que votar con sentido crítico, pensando en la paz y la tranquilidad que debe prevalecer en la familia hondureña.

Al conocer las propuestas políticas que presentan los candidatos a cargos de elección popular, no se vislumbra en ellos que la prioridad sea Honduras y su gente. Sobre todo, porque prevalecen los intereses de partido y de grupo.
Y es que de las opciones, hay que elegir la menos dañina para el país; porque, a fin de cuentas, todos son malos, pero hay unos peores que otros. Pero el horizonte debe ser optar por la paz y la tranquilidad.

Veamos, al ganar la señora Xiomara, el país perderá la confianza internacional y de los amigos y cooperantes. Los inversionistas saldrán huyendo y no vendrán nuevos. Su eterna adoración a Chávez y comparsa, negando a nuestros próceres y rechazando la hondureñidad, escindirá a la familia hondureña y el caos social estará a la vuelta de la esquina. Avivará el fuego la intentona de querer instaurar una Asamblea Nacional Constituyente para cambiar la Constitución y seguir en el poder indefinidamente; así que digámosle adiós a nuestro sistema democrático. Además, Mel Zelaya, quien ejercerá el poder realmente, buscará revancha por los acontecimientos del 2009. El que será vicepresidente, también lleno de odio, se encargará de dividir más a los hondureños. Esta es la ruta de la violencia y del caos, de la cual no saldremos bien librados. Y su gobierno será endeble al no tener mayoría en el Congreso Nacional.

Si gana Yani Rosenthal, el banquero judío, su gobierno no tendrá credibilidad internacional por sus antecedentes carcelarios. Lo que impactará negativamente en la economía nacional. Es posible que llame a la reconciliación nacional. A menos que se alíe con los de Libre y les haga segunda en sus planes desestabilizadores y antidemocráticos. Tampoco tendrá mayoría en el Congreso.

La opción más viable es Tito Asfura, su naturaleza de trabajo arduo es una buena carta de recomendación. El país seguiría en la ruta democrática, la comunidad internacional y los cooperantes tendrían confianza en su gobierno. Es posible que no tenga mayoría en el Congreso, pero es un hombre conciliador, y por el bien del país, haría negociaciones con las demás bancadas. Lo que lo ha afectado es que no se ha desmarcado lo suficiente del presidente Hernández, y se le acusa que su gobierno será una continuidad del anterior. Por lo que deberá demostrar que es él es el gobernante y deberá incluir caras nuevas en su gabinete. Y, desde ya, establecer un combate frontal contra la corrupción.

Asimismo, Asfura no es un candidato que incite al odio, tampoco está interesado en dividir a la familia hondureña. Lo que promete es trabajo y más trabajo en un ambiente de paz y democracia; esa es la ruta que debemos seguir todos los hondureños.

Los políticos deben entender que las campañas de odio, solo conducen a la violencia. Y que jamás deben anteponer sus intereses a los de la Patria. En esta campaña hemos visto cómo se han manifestado los odios de aquellos malos hondureños, que por llegar al poder no les importa generar violencia, tal como actualmente lo anda pregonando la oposición; sus amenazas son claras, generarán un caos terrible de no llegar al poder.
¡Este 28 de noviembre seamos responsables, votemos por la democracia y la paz; nuestras familias nos lo agradecerán!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *