Violencia machista se dispara por confinamiento

mayo 1, 2020

 

Estados Unidos



La violencia machista en el estado de Nueva York “aumentó dramáticamente”, un 30 por ciento en abril, anunció el gobernador Andrew Cuomo, quien apuntó que en marzo, cuando comenzaron las medidas de confinamiento para detener la expansión del coronavirus COVID-19, los abusos domésticos subieron un 15 por ciento.

“Esto es un aterrador índice de aumento”, dijo el gobernador, quien anunció un número de teléfono para las víctimas de violencia dentro de los hogares (1-844-997-2121) y subrayó que no es necesario identificarse durante la llamada.

Cuomo también destacó el aumento de problemas de salud mental “graves” como consecuencia de la cuarentena y la crisis económica, que ha dejado a más de 30 millones de estadounidenses a nivel nacional sin trabajo, aunque no dio cifras al respecto.

Según el gobernador, aumentaron los problemas de ansiedad, depresión, insomnio y la sensación de soledad y de aislamiento así como el consumo de alcohol y de drogas.

“La crisis de COVID-19 puede ser una crisis de salud mental para los neoyorquinos”, advirtió Cuomo al mencionar que encuestas a nivel nacional apuntan a que la mitad de los estadounidenses considera que su salud mental se ha visto afectada y tres de cada cuatro ciudadanos declaran que su sueño se ha visto alterado.

El gobernador aseguró que no hay que “minusvalorar el estrés ante esta situación” y recordó que hay un teléfono a disposición de los neoyorquinos para tratar estos problemas.

Asimismo, anunció una línea directa específicamente para los trabajadores sanitarios y quienes actúan en primera línea y destacó que sus tratamientos psicológicos serán gratuitos.

“La gente debe llamar y pedir ayuda, si la necesitan”, agregó el gobernador, antes de apuntar que no debe generar “vergüenza”.

En su rueda de prensa diaria, Cuomo también anunció que las escuelas y las universidades permanecerán cerradas el resto del curso escolar y que continuarán ofreciendo clases a través de internet.

Detalló que la apertura de los cursos de verano se decidirá a finales de mayo y que el inicio o no del próximo curso en otoño se anunciará más adelante y dependerá de la evolución de los acontecimientos.

“Debemos proteger a nuestros niños, estudiantes y educadores”, dijo Cuomo, quien recordó que el estado de Nueva York tiene 4.2 millones de estudiantes.

El gobernador también anunció que el número de muertos de las últimas horas por la pandemia había sido de 289, por debajo de la cifra de los 300 en la que se había mantenido en los últimos días.

Según la Universidad Johns Hopkins, el número de muertos en el estado por coronavirus supera los 23 mil, con más de 300 mil casos.

Cuomo también hizo hincapié en que el número de hospitalizaciones -954 en las últimas horas- se ha vuelto a mantener por cuarto día consecutivo por debajo del millar, pero advirtió que esta cifra todavía es muy elevada. El estado llegó a experimentar dos días a principios de abril con más de 3 mil ingresos por COVID-19.

En este sentido, comentó que se ha comenzado un estudio sobre los nuevos ingresos hospitalarios para conocer qué personas han contraído la enfermedad y cómo y dónde se han contagiado.

Nueva York es el estado más afectado por la pandemia en Estados Unidos, país que se ha convertido en el epicentro mundial del coronavirus, al reportar hasta este jueves más de un millón 070 mil casos y unos 63 mil muertos.