Venezuela amargó el regreso de Messi a la selección Argentina

marzo 22, 2019

Ni Messi pudo salvar a la Albiceleste que perdió en otra decepcionante actuación. El martes se medirán con Marruecos en Tánger

 

Madrid, España



Venezuela dejó de ser una promesa para ser una realidad. Este viernes lo hizo ante la Argentina de Lionel Messi, equipo al que derrotó por 3-1 en el Wanda Metropolitano.

Salomón Rondón, Jhon Murillo y Josef Martínez anotaron los goles venezolanos, mientras que por la Albiceleste descontó Lautaro Martínez. Argentina no encuentra respuestas, pese a que el capitán fue clave en el gol y generó las pocas situaciones de peligro.

Vea además: Real Madrid participará en la International Champions Cup 2019

Argentina no mostró en todo el primer tiempo más que los destellos de Messi. Un poco del “10” aún sigue siendo mucho en esta selección dirigida por Lionel Scaloni, que se agarra al ídolo como única tabla de salvación.

Venezuela, al contrario, sí sabe a lo que juega, porque lleva un proceso más largo (desde el 1 de abril de 2016, cuando Rafael Dudamel se hizo con el mando) y ha integrado con naturalidad a los Sub-20 que se proclamaron hace dos años subcampeones del mundo.

Le interesa también: La UEFA abre expediente a Neymar por las críticas al VAR

Los dos primeros tantos de la Vinotinto fueron auténticos golazos. El primer tras un gran control y mejor definición de Salomón Rondón a los seis minutos de juego y el otro tras una gran jugada personal de Jhon Murillo a los 44 minutos. Lautaro Martínez hizo el del descuento a los 59 minutos. Pero Josef Martínez, la estrella de la MLS, selló la goleada con un penalti a los 76 minutos del partido.

Nunca Venezuela le había hecho tres goles a Argentina. Lo hizo en Madrid, pudieron ser más, sino hubiese sido por las pifias de los delanteros de la Vinotinto y las manos de Armani. No cambia nada. La selección de Scaloni, igual de insípida que la de Sampaoli, parece a merced de lo que pueda inventar Messi. Y un poco Lautaro Martínez, pero solo un poco. Descompuesta por una defensa frágil, regalada en el Wanda Metropolitano.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *