De vendedora de golosinas a máster en docencia (VIDEO)

abril 27, 2017

Estuvo un año yendo todos los días a esperar que saliera una oportunidad de trabajo.

 

Tegucigalpa, Honduras



La perseverancia y disciplina rinde sus frutos, esta mujer de vendedora de golosinas y aseadora ahora es máster en docencia superior.

La historia de Amanda Villalobos es de esas inspiradoras, de esas historias que uno quiere contar, es el tipo de personas que motiva a cumplir los sueños por complejos que estos parezcan.

Su periplo laboral comenzó en el centro de Tegucigalpa, ahí en la entrada del desaparecido Hotel El Prado en donde vendía palomitas, refrescos y otras golosinas, apenas con 14 años de edad nunca dejó los estudios, porque siempre pensó que solo la educación le cambiaría la vida.

Mira también: Abogado hondureño destaca en Alemania

En 1988 comenzó a trabajar de aseadora en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), aquí saco una licenciatura en lenguas extranjeras, se convirtió en docente y además saco un máster.

Cuando entrevisté a Amanda Villalobos en la UNAH hace unos días la primera pregunta que le formulé fue ¿Cuáles son las claves de su éxito?

La respuesta muy sencilla… Dios y actitud.

Nació en Curaren municipio de Francisco Morazán, es una de seis hermanos, la intermedia…debido al abandono de su padre tuvieron que venir a la capital a probar suerte.

Mira también: Niña de 14 años escribe su primer novela

Su madre, una maestra jubilada tuvo que echarse al hombro la formación y crianza de sus hijos, como es lógico, el dinero no alcanzaba, es ahí cuando la pequeña Amanda debe trabajar.

Después de vender golosinas, paso por varios empleos, muchos mal remunerados, hasta que decidió buscar empleo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

La perseverancia de Amanda fue tal que estuvo un año yendo todos los días a esperar que saliera una oportunidad de trabajo, recuerda que hasta llevaba su almuerzo porque si salía una plaza se la daban al que estaba ahí.

Mira también: «Suyapita», la primera gran bombero.

Pero un día de octubre su persistencia tuvo recompensa, salió una oportunidad de trabajo, era en el departamento de mantenimiento, Amanda tenía que asear, eso no le importó, su meta era convertirse en docente de la carrera de lenguas extranjeras…..conozca su historia.

La licenciada en lenguas extranjeras Amanda Villalobos es Master en Docencia superior, madre de seis hijos, tres de ellos adoptados, es muy querida en la Universidad en donde se ha ganado el cariño, el respeto y la admiración de compañeros docentes y alumnos en la máxima casa de estudios.

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *