Vagones de cola

enero 19, 2017

En los mejores tiempos de las exportaciones bananeras desde Honduras a Estados Unidos, los racimos eran transportados en vagones de los ferrocarriles del gobierno y de la compañía Tela RR Co. Tirados por potentes locomotoras con capacidad para arrastrar de 80 a cien vagones, llenos de bananos verdes para ser embarcados. Esos trenes llevaban al final de la enorme cola de vagones, dos de ellos destinados al banano de mala calidad conocido como “pirracha”, que era regalado a la gente de escasos recursos. La gente sabía, cuando los trenes entraban al puerto, procedentes de los campos bananeros, que en los vagones de cola venía un sustento importante que les sería su alimento por los próximo días, porque un par de guineos verdes cocidos y un plato de frijoles, era en aquellos tiempos el alimento con el que salvaban su subsistencia centenares de familias.

Traemos a colación este pasaje histórico de los vagones de cola que transportaban la “pirracha” bananera, con motivo de haber visto en el evento político del partido Libertad y Refundación, que dos partidos, Pac y Pinu, hicieron el mismo papel, convertirse en vagones de cola, porque sus líderes pecan de absoluta ingenuidad al aceptar ir a la cola de un partido como Libre que tiene muy bien definidos y establecidos sus propósitos, que no son otros que asumir el poder de la nación. Y que sabe que por sí solo no lo podrá  lograr, que necesita refuerzos que no los encontrará ya en el Partido Liberal, cuyos miembros se han reencontrado con entusiasmo y alegría a través de sus movimientos que se encuentran muy activos en todos los municipios.



A Libre solo le queda el Pac, cuyo principal líder Salvador Nasralla, es todo entusiasmo para elevar su figuración personal, que ya no tiene estructuras porque al pelearse con sus principales anclas políticas, depende de su trabajo particular y de los pocos diputados que le siguen con fidelidad. Y eso no es suficiente, porque un partido sin estructuras no puede desarrollar una campaña electoral con pretensiones de triunfo. Nasralla se ha fundido, en el exacto sentido de la palabra, su incorporación a Libre a través de una alianza es el peor mensaje que podía mandar a miles de sus seguidores que, creyeron al principio en su mensaje de no aceptar alianzas con nadie, descalificando para ello, principalmente a Libre por ser un partido comunista como lo definió en una de sus declaraciones iniciales como aspirante político. Miles de sus seguidores se le irán separando para aparecer en otro lugar, porque, la decepción es natural al ver que Nasralla dijo una cosa ayer, y hoy dice lo contrario. Y cuando un reportero le pregunta porque ayer dijo algo y hoy se contradice, Nasralla responde de la manera más impolítica al asegurar que aquel era otro tiempo y que hoy la cosa es distinta. Es decir, Nasralla siendo un político que responde a los momentos no es un político de principios. Hay que esperar que si hoy dice una cosa, mañana podrá decir otra muy diferente, la clásica postura de los populistas de baratillo.

La adhesión del PINU, no tiene la menor importancia, más que la incomodidad que pudo tener en su tumba el querido amigo Miguel Andonie Fernández, un hombre de principios a carta cabal, que se habrá retorcido en el más allá, al ver como su creación política que es el PINU,  es arrastrado como un simple vagón de cola para seguir la ruta que le impondrá el maquinista del tren, Mel Zelaya, que ha logrado convencer a estos dos partidos pequeños, para sacarlos del plano de la competencia.

Porque, en esta alianza Libre, Pac-Pinu, el único ganancioso es Mel Zelaya, que piensa que podrá mantener a sus vagones de cola, el PAC y el PINU, atados hasta el final del proceso electoral de noviembre, cosa que dudamos, porque la alianza durará hasta  el momento en que Mel Zelaya de el paso de asumir la candidatura presidencial, que Xiomara Castro le traspasará en cualquier momento, porque a decir verdad, las bases de Libre nunca aceptarían apoyar la candidatura de Nasralla, sabiendo que todos sus planes políticos están concebidos en la figura de Mel Zelaya. Se pudo ver en el evento del domingo antepasado en el Nacional de Ingenieros, que giró alrededor de la figura de Mel Zelaya. Y se puede reafirmar esto al revisar los listados electorales de Libre, donde Mel no aparece como diputado al congreso, lo que en buen romance significa que su figuración se guarda para aspirar a la presidencia de la República a través de la reelección.

En el momento que Mel salte a la candidatura presidencial , Nasralla se desprenderá de la alianza, por lo que es correcto decir que esta es una alianza pegada con engrudo hecho de almidón defectuoso, es decir, hecho de “pirracha” de yuca, que es la que se bota,  por su pésima calidad. Que nos perdonen los agricultores de banano y de yuca por la similitud establecida, pero no encontramos otra más apropiada para denotar la metida de pata de Nasralla y de los pobres del PINU, que se han dejado arrastrar a la sepultura.

Al final como venimos sosteniendo, las elecciones serán disputadas por los dos grandes partidos históricos, Liberal y Nacional, que son los que terminarán codeándose el apoyo del electorado en noviembre próximo. Nasralla, mientras tanto, sigue cayendo por el propio peso de sus errores que son mayúsculos, como el de haber dicho acusaciones duras contra el Partido Libre, al que hoy se le suma como vagón de cola. Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 19 de enero de 2017.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *