Widget Image
Acoso sexual en la UNAH me dijo que bonitas piernas tenes

Universitaria denuncia acoso sexual en la UNAH: “maestro me dijo ¡qué bonitas piernas tenés!”

Tegucigalpa, Honduras

El acoso sexual en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), es a diario según denuncia una estudiante que no quiso ser identificada.

“Lo que ocurre es un secreto a voces, es un acoso sexual y psicológico que vivimos las compañeras, vienen licenciados, abogados que se creen que por ser docentes pueden decirnos que podemos estar con ellos o insinuarnos cosas” dijo Karen, (nombre ficticio) la estudiante de cuarto año.

Debido a que no tienen pruebas del acoso, algunas estudiantes de la UNAH, colocaron un mural donde pidieron a las víctimas que escribieran el nombre del catedrático o catedrática acosador.

Varios estudiantes escribieron en el mural unos 40 nombres de maestros y hasta dueños de casetas de venta de comida como acosadores.

En las redes sociales circuló un video donde se ve a catedráticos mencionados en el mural confrontar a los estudiantes y exigiendo pruebas o si no que quitaran el mural.

Asimismo, en el mural se puede ver nombres de catedráticos de la carrera de Socilología, Inglés, Historia, Derechos y hasta el de varias catedráticas.

Maestros acosadores UNAH 1

“¿Puedo desnudarme frente a usted?, usted debe usar shorts, tiene piernas bonitas.” son varias de las frases que la alumna denunció ante los medios de comunicación.

“Decidimos hacer la denuncia de manera pública porque a nosotras nos piden pruebas”, dijo Karen, “nos piden pruebas cuando saben que el acoso ocurre en cualquier momento, no todos nos creen y esa es nuestra tarea, hacer visible el problema y apoyarnos entre nosotras” dijo Karen.

¿Qué es el acoso sexual?

El acoso sexual puede definirse como insinuaciones sexuales, solicitud de favores sexuales u otros contactos verbales o físicos de naturaleza sexual no deseados ni queridos que crean un ambiente hostil u ofensivo. También puede ser visto como una forma de violencia contra las mujeres (y los hombres, que también pueden ser objeto de acoso sexual) y como tratamiento discriminatorio. Una parte clave de la definición es la palabra “no deseado”.

El acoso sexual puede adoptar una variedad de formas. Incluye tanto la violencia física como las formas más sutiles de violencia, como la coacción – forzar a alguien a hacer algo que no quiere. Puede presentarse como acoso a largo plazo – repetidos “chistes” sexuales, invitaciones constantes (no deseadas) para acudir a una cita, o flirteo no deseado de naturaleza sexual. Y puede ser un incidente aislado – tocar o acariciar a alguien de manera inapropiada, o incluso el abuso sexual o la violación.

¿Está el sexo de una persona directamente relacionado con el acoso?

Sí, el acoso sexual es un comportamiento que se relaciona directamente con el sexo de la persona que está siendo acosada. Por esta razón, puede ser visto como discriminatorio.

De acuerdo con un estudio realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), “El acoso sexual está íntimamente ligado con el poder y con frecuencia se lleva a cabo en sociedades que tratan a las mujeres como objetos sexuales y ciudadanos de segunda clase”. Un ejemplo común de esto es cuando a las mujeres se les piden favores sexuales a cambio de un trabajo, un ascenso o un aumento. Otro ejemplo es el acoso en la calle, que puede abarcar desde silbidos a lenguaje desagradable y ofensivo y también el abuso sexual y la violación.

Es importante destacar que el acoso sexual no es lo mismo que un flirteo o una relación mutuamente acordada. Es una acción que no es deseada, que ofende y angustia, y puede, en algunas situaciones, ser física y emocionalmente peligrosa. La víctima puede sentirse intimidada, incómoda, avergonzada o amenazada.

¿Qué puede ser catalogado como acoso sexual?

Existen diferentes definiciones legales de acoso sexual en diferentes países y jurisdicciones, pero las formas más comunes de acoso sexual incluyen:

Contar chistes sexuales o sucios

Mostrar o distribuir dibujos o fotos sexualmente explícitos

Cartas, notas, correos electrónicos, llamadas telefónicas, o material de naturaleza sexual

“”Clasificar”” a la gente en razón a sus atributos físicos

Comentarios sexuales sobre la ropa de una persona, su anatomía, o miradas

Silbar

Sonidos o gestos sexualmente sugestivos como ruidos de succión, guiños, o movimientos pélvicos

Amenazas y sobornos directos o indirectos para una actividad sexual no deseada

Pidiendo repetidamente a una persona una cita, o tener relaciones sexuales

Insultos, tales como perra, puta o zorra

Mirar de una manera ofensiva (mirar a los pechos de una mujer, o las nalgas de un hombre)

Preguntas no deseadas sobre la vida sexual personal

Tocamientos, abrazos, besos, caricias o roces no deseados

El acoso a una persona

Tocarse a sí mismo sexualmente para que otros lo vean

El asalto sexual

Abuso

Violación.

¿Dónde se produce el acoso sexual?

El acoso sexual puede tener lugar en cualquier lugar – en el trabajo, en la universidad, en la calle, en una tienda, en un club, durante el uso del transporte público, en un aeropuerto, incluso en el hogar. Básicamente, es la atención sexual no deseada que puede tener lugar en cualquier lugar público, y también en espacios privados.

¿Sólo los hombres acosan a las mujeres?

No. Las mujeres pueden acosar sexualmente a los hombres, los hombres pueden acosar sexualmente a otros hombres y las mujeres pueden acosar sexualmente a otras mujeres. No existe un sesgo de género en acosadores.

Los acosadores pueden ser un empresario, un compañero de trabajo, un cliente, un extraño, un pariente, un pretendido “amigo”, un grupo de personas, o una persona que entrevista para un trabajo. No hay un “prototipo” de acosador, hay muchos perpetradores diferentes.