Unirse o perder

marzo 27, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Sin ninguna discusión, Estados Unidos sigue siendo la primera potencia mundial, en casi todos los aspectos, solo que hay desafíos que debe enfrentarlos con aliados, los que no los tiene en todas partes, sino solo en ciertas naciones del continente donde aún respiramos la misma libertad que le admiramos a ese gran país. Y es en el campo de la seguridad, que atañe a todos los países, donde tanto Honduras como EEUU deben tratarse como aliados iguales, porque aunque no somos del mismo tamaño, en geopolítica a veces los pequeños socios, por razones estratégicas tienen tanto apoyo que ofrecer a la potencia.



Muchas veces la política exterior de EEUU comete equivocaciones increíbles con sus aliados centroamericanos, como cuando se desconoce la magnitud del trabajo de cooperación que prestan los gobiernos de Honduras para contribuir con el escudo de seguridad norteamericano en su parte interna, cooperación que no ha sido bien agradecida de parte de los últimos gobiernos de EEUU. Barack Obama nunca puso la vista en Honduras, en cambio Bush hijo recibió a Mel Zelaya en Washington con toda su familia, algo insólito dentro del protocolo presidencial de la Casa Blanca.

En este gobierno de JOH, tanto en su primer período, como en el segundo que ya corre por el segundo año, ni Barack Obama ni Donald Trump han mostrado un ápice de agradecimiento a los esfuerzos y al empeño realizado por el gobierno para ayudar con el cerrojo en el triángulo norte, en el que el gobernante hondureño se ha echado al hombro el pesado empeño de encabezar la lucha contra el crimen organizado en todas sus facetas. En cambio, Trump en una demostración irascible pareciera ignorar todo este apoyo del gobierno hondureño y se ensaña contra Honduras cuando desde aquí han partido grupos de personas que buscan ingresar ilegalmente a EEUU.

Este día, el presidente JOH ha sido recibido por el consejero de seguridad John Bolton, uno de los principales colaboradores de Trump, en una reunión donde el alto asesor de la Casa Blanca le ha expresado a JOH el agradecimiento por el trabajo realizado en materia de seguridad, algo que no ha sido retribuido en la forma correcta, porque nuestro país ha puesto toda la carne al asador en este territorio donde hay un alto tráfico de actividades ilícitas, que si bien se origina en este triángulo centroamericano, debería tener de parte de EEUU una mejor consideración para potenciar y robustecer los cuerpos policiales y militares hondureños que hacen un trabajo extraordinario que favorece a la seguridad de EEUU.

La opción de la fuerza no es la única herramienta para enfrentar la inseguridad que se origina en esta parte del istmo, pero sigue siendo la opción vital e inevitable que yace en primera línea para enfrentar y combatir el torbellino delictivo que se obstina en llegar al principal mercado de consumo de drogas que sigue siendo EEUU. Este es el quid del asunto, que presidentes como Trump no atinan a entender, acusando de manera visceral a Honduras, Guatemala y El Salvador, de permitir el tráfico de drogas, pero he aquí, que ninguno de los países centroamericanos estaría expuesto en la picota norteamericana, si en EEUU no hubiera millones de personas que consumen toda clase de drogas. Y mientras EEUU sea el gran mercado de consumo de estupefacientes, los países próximos a México y EEUU, seremos el escenario propicio para que desde aquí las organizaciones delictivas impulsen el negocio de las drogas que con tanta vehemencia y necesidad solicitan los consumidores en EEUU.

Las autoridades de EEUU deben comprender que para cortar ese tráfico mortal que son las drogas, deben contar, particularmente, con el apoyo de Honduras, que bajo la administración de JOH ha demostrado un supremo interés en el marco de la seguridad por combatir ese negocio que reporta utilidades y ganancias inimaginables.

Unirse o perder, es la cuestión para EEUU y Honduras en el marco de sus propios intereses ha resultado un aliado vigoroso y tenaz en esta lucha no convencional, sin embargo, esta fusión estratégica ha resultado muy desventajosa para Honduras, porque como socio menor es el que está poniendo todo el carbón en el horno, mientras EEUU se ha dedicado a darnos palmaditas que motivan, pero que no solucionan mucho, porque en esta lucha lo que se requiere son recursos.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 26 de marzo de 2019.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *