Una “respuesta militar aplastante”a Corea del Norte promete EEUU

septiembre 3, 2017

Fue la sexta prueba nuclear de Pyongyang desde 2006 y la primera desde que Trump asumió la presidencia

Washington, Estados Unidos  

El jefe del Pentágono, James Mattis, prometió este domingo  que habrá una “gran respuesta militar” por parte de Estados Unidos ante “cualquier amenaza” de Corea del Norte a los territorios del país, incluido Guam, o a sus aliados, después que Corea del Norte afirmó un “éxito perfecto” de una prueba subterránea de lo que describió como una bomba de hidrógeno, que es potencialmente más destructiva que una bomba atómica.

Fue la sexta prueba nuclear de Pyongyang desde 2006 y la primera desde que Trump asumió la presidencia en enero pasado.



“Cualquier amenaza a Estados Unidos, sus territorios, incluido Guam, o nuestros aliados recibirá una enorme respuesta militar”, advirtió Mattis, quien compareció brevemente ante la prensa en la Casa Blanca tras participar en una reunión con el presidente Donald Trump para analizar el último ensayo nuclear norcoreano.

Mattis detalló, además, que esa respuesta militar será “eficaz” y “aplastante”, pero aclaró que el Gobierno de Trump no busca la “aniquilación” de Corea del Norte, aunque tiene “muchas opciones” para poder hacerlo.

Lea además: Corea del Norte ensaya bomba y provoca terremoto

Asimismo, el secretario de Defensa estadounidense subrayó que todos los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, que se reunirá este lunes para evaluar la nueva prueba nuclear norcoreana, están unidos “de manera unánime” ante la creciente “amenaza” que representa Pyongyang y comprometidos con la desnuclearización de la península de Corea.

Las declaraciones de Mattis se produjeron después de que Trump alertara hoy de que evalúa suspender el comercio con cualquier país que haga negocios con Pyongyang e insinuara que no descarta un ataque a Corea del Norte tras el nuevo test del régimen de Kim Jong-un, que ha probado su bomba atómica más potente hasta la fecha.

El presidente salía de una iglesia cercana a la Casa Blanca, donde asistió a un servicio con motivo del Día de Oración por las víctimas del huracán Harvey, cuando un periodista le preguntó si planea atacar Corea del Norte.

“Ya veremos”, contestó Trump escuetamente.

Hace menos de un mes, a comienzos de agosto, Trump ya advirtió a Corea del Norte de que podría responder a sus amenazas con “un fuego y una furia nunca vistos en el mundo”, tras publicarse informes de que Pyongyang había fabricado una cabeza nuclear reducida que puede ser colocada en uno de sus misiles balísticos.

Por su parte, el mes pasado, el régimen de Pyongyang reveló que preparaba un plan para disparar dos misiles de medio alcance cerca de las aguas territoriales de Guam, isla estadounidense en el Pacífico Occidental y sede de una estratégica base naval.

La acción militar estadounidense no parece ser inminente, y el enfoque inmediato parece centrarse en incrementar las sanciones económicas, que no han tenido gran efecto hasta el momento. Miembros del Congreso expresaron preocupación sobre la más reciente prueba de Pyongyang e hicieron énfasis en fortalecer las defensas de misiles de Estados Unidos. Líderes de Rusia, China y Europa expresaron su rechazo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *