Una obra y un gran líder

diciembre 11, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Este fin de semana se están cumpliendo 33 años de haberse iniciado una gran obra que durante todo este recorrido ha prestado el valioso servicio de rehabilitación a miles de personas, en su inmensa mayoría hondureños, que padecen algún tipo de discapacidad. Por supuesto que estamos hablando de Teletón, una obra que nació por la apremiante necesidad de proporcionar apoyo a un impresionante número de 600 mil personas discapacitadas que desde entonces urgían de un proyecto que se extendiera en todo el país donde se requerían centros de rehabilitación. En 1987, un grupo de personas nos reunimos para concretar un movimiento que impulsara la idea de una Teletón, como ya funcionaba en varios países. Y tener el respaldo de una personalidad con el suficiente poder de convocatoria nacional, sabiendo que la mística de Teletón era invocar a los ciudadanos para que con sus aportes se pudiera sostener este proyecto que dependía y depende de la solidaridad.



Todos coincidimos que don José Rafael Ferrari era la persona que reunía las cualidades para liderar el proyecto de Teletón y ni cortos ni perezosos acudimos a su oficina obteniendo su respuesta afirmativa desde aquel momento, hasta el instante en que rindió la jornada de la vida, precisamente hoy hace dos años cuando partió hacia lo ignoto. En 31 años de lucha teletónica don Rafael Ferrari se entregó con alma vida y corazón al que se convirtió en uno de los objetivos fundamentales de su vida, que fue el sostenimiento de los seis centros de rehabilitación Teletón, que se fundaron en Tegucigalpa, SPS, Santa Rosa de Copán, Choluteca, La Esperanza y Catacamas.

Al estar don José Rafael Ferrari al frente, aquel movimiento de solidaridad fue enriquecido con otros distinguidos hondureños que se sumaron en plan de  apoyo a Ferrari. Hoy exactamente hace 33 años se celebró la primera Teletón en el Teatro Manuel Bonilla, obteniendo tanto éxito que en lugar de un centro de rehabilitación que se proyectó en un inicio, con los recursos obtenidos del generoso pueblo hondureño más las valiosas aportaciones del sector privado, se dio un triple paso decidiendo construirse tres centros en Tegucigalpa, SPS y Sta. Rosa de Copán. En el curso de los años se incrementó la cobertura conforme las necesidades de la población hacia Choluteca, La Esperanza y Catacamas.

Por mi propia experiencia personal, puesto que he sido el secretario general de Teletón desde aquel lejano 11 de diciembre de 1987 hasta este día, puedo testimoniarle a la nación hondureña que en todos los eventos de recaudación para sostener los seis centros, la respuesta del pueblo hondureño y demás sectores de la sociedad ha sido admirable. Eso ha permitido a la fundación Teletón operar los seis centros y mantenerlos con una atención de óptima calidad en beneficio de la población discapacitada. Igual que cualquier hospital los centros de rehabilitación Teletón tienen personal especializado fundamentalmente en fisioterapia y todo el equipo que se requiere es tecnología de primera de alto costo, de manera que los pacientes que acuden a los seis centros reciben una atención como la que se brinda en los mejores hospitales o salas de rehabilitación del mundo.

Gracias al respaldo del pueblo hondureño, autoridades y sector privado, Teletón ha mantenido la mística de servir a todas las personas sin mayores costos que aquellos que implican tener que movilizarse a los centros y en algunas situaciones de imposibilidad de hacerlo, Teletón les brinda apoyo para transportar a personas que por sus paupérrimas condiciones no pueden moverse a los centros. Y sobre todo en los casos más dramáticos que hemos visto en algunos lugares del interior, donde los discapacitados son relegados por la ignorancia de sus familiares casi a la situación inicua de mantenerlos escondidos a la vista de las personas.

33 años después, de aquella generación de hondureños solidarios, de la directiva original de 1987 solo quedamos cinco miembros: don Jorge Bueso Arias, vice presidente regional de Occidente; el Ing. Vicente Williams, vice presidente regional del centro; don Manuel Villeda Toledo, vice presidente regional del centro; Rafael Barrientos que es el alma organizador del evento Teletón y quien les habla, secretario general de Teletón desde que nació como fundación. Como la vida tiene sus bajas, en el camino hemos visto desaparecer a varios compañeros directivos: don Camilo Rivera Girón, vice presidente del norte; don Andrés Víctor Artiles, don Salomón Kafati y Sor María Rosa, todos entusiastas colaboradores de la causa Teletón, y recientemente la compañera directiva Aracely Alfaro, igual que hace dos años exactamente que nos dejó nuestro primer presidente eterno de Teletón don José Rafael Ferrari.

En el camino, la directiva se ha rejuvenecido con la llegada del empresario Jorge Canahuati Larach como vice presidente regional del norte, y valiosos ciudadanos del centro, del sur, de occidente y de oriente que se han incorporado, mientras que la presidencia de Teletón la asumió el joven empresario Rafael Villeda Ferrari, hijo de don Manuel Villeda y sobrino de don José Rafael Ferrari, habiendo heredado el entusiasmo y el compromiso por mantener los centros Teletón igual como lo hacía don José Rafael, a quien venía acompañando en las jornadas de Teletón cada fin de año.

Este año las circunstancias imperantes hicieron que la directiva tomara un compás de espera en solidaridad con los compatriotas afectados por los dos huracanes, posponiendo el evento para el mes de febrero próximo. Para entonces, sin fijarse más meta que la de seguir luchando por brindar el apoyo a nuestros hermanos discapacitados, estamos seguros que Teletón, consolidado como está en la mente y el corazón de los hondureños de nuevo tendrá el respaldo solidario de todos para continuar esta gran obra iniciada un día como hoy hace 33 años, por  un gran líder hondureño como lo fue don José Rafael Ferrari.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 11 de diciembre de 2020.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *