Una intervención inevitable

agosto 1, 2018

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Hay ocasiones en la historia de los países en que es necesario y casi inevitable tener que tomar decisiones tajantes. En sus respectivos momentos lo hicieron Alejandro Magno cuando le tocó cortar el nudo gordiano, Julio César lo hizo al cruzar el Rubicón, el presidente Truman tomó la más dramática decisión de todos los tiempos al ordenar el lanzamiento de la bomba atómica sobre dos ciudades japonesas, como respuesta al ataque aéreo de los japoneses a la isla norteamericana de Pearl Harbor.



La intervención al RNP era algo que se miraba venir ante los señalamientos contra ese organismo que ha venido navegando en un mar de desaciertos que han tenido una alta incidencia en la seguridad del Estado hondureño, en momentos cruciales cuando la identificación personal es un aspecto altamente sensitivo, pues la tarea que enfrentan las autoridades y organismos responsables de velar por la seguridad del país, ha sido afectada y seriamente alterada por la falta de cuidado del RNP en la emisión de la tarjeta de identidad.

Una tarjeta de identidad personal no es un documento cualquiera, es el documento que recoge el conjunto de comportamiento de una persona, en pocos datos es la historia de la vida de un sujeto, y la compilación de las características físicas que le permiten ser distinguido de cualquier otro sujeto. La tarjeta de identidad es un verdadero documento que identifica a una persona, que contiene sus datos individuales y que es emitido por un empleado público con autoridad competente para identificar de manera inequívoca a los ciudadanos.

Un trabajo tan delicado realizado por personas irresponsables puede poner en precario todo el sistema de seguridad del país. Y eso ha pasado en Honduras, porque gran parte del personal contratado para efectuar trabajos de impresión, recopilación de datos personales y manejo de los archivos donde se registran los datos de las personas, no es confiable, por un lado, y porque no tiene la capacidad para realizar con pulcritud y eficiencia un trabajo tan delicado. Esto es en gran medida, porque el RNP ha sido manejado por la injerencia política de los partidos que se han obstinado en repartirse el RNP a manera de un botín político, donde pueden colocar a sus activistas y colaboradores políticos que reclaman como pago a sus actividades de apoyo a la campaña un cargo público en cualquier oficina. Es así como el RNP se pobló de activistas y colaboradores políticos de los movimientos de los partidos.

Dentro de la apreciación general se puede decir que el RNP ha funcionado en forma desastrosa, en perjuicio del ordenamiento jurídico del Estado hondureño y hasta como una amenaza grave a la seguridad del Estado hondureño, porque al entregarse el apreciado documento de identificación personal como si fuera cualquier pedazo de papel, el aspecto de seguridad de Honduras ha sido gravemente vulnerado. Hoy portan la tarjeta de identidad hondureña miles de personas extranjeras que han llegado por diversos puntos a nuestro país. Y lo primero que consiguen es identificarse de manera ilegal con una tarjeta de identidad.

¿Cómo siendo extranjeros recién llegados consiguen con una asombrosa facilidad una tarjeta de identidad en el RNP? La explicación es que hay empleados organizados dentro del RNP que se dedican a facilitar el documento a cambio de un pago. Esto solo es posible por la frágil organización interna del organismo, cuyos directores y ejecutivos principales han llegado por recomendación de los altos dirigentes de los partidos políticos que son corresponsables de la situación desastrosa del RNP. Por eso, la decisión adoptada por el Presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, merece ser considerada entre las grandes decisiones que deben adoptarse para ordenar la vida del país. Honduras no podrá enderezar su camino hacia el desarrollo sin antes siquiera poner en orden la casa, comenzando por evitar que organismos fundamentales como el RNP caminen al garete.

¿Cuántos malvivientes extranjeros que han llegado al país andan muy campantes, luciéndose como hondureños al identificarse con una tarjeta de identidad emitida por el RNP? Hay miles, mezclados con delincuentes hondureños que han logrado permear el RNP, pagándoles a empleados del Registro para comprar las tarjetas de identidad. El otro grave pecado, se comete en tiempos de campaña, cuando los activistas políticos documentan a personas de países vecinos para que vengan a votar por un candidato, portando tarjetas de identidad como si fueran hondureños, registrados en el padrón electoral.

Tenemos en Honduras un sistema de identificación personal de lo más vulnerado y frágil que existen, merced a la falta de escrúpulos de ciertos empleados del RNP que responden a sus intereses de hacer dinero a costa de mal vender un documento tan apreciado y tan delicado como es la tarjeta de identidad personal. La intervención ordenada por el Presidente del Congreso Nacional ha recibido el respaldo del Presidente de la República, con lo cual hay un mensaje contundente a los sectores políticos que han jugado con este organismo clave para la seguridad del Estado hondureño. La intervención es para que no vuelvan a las andadas en un organismo tan importante y delicado para la seguridad nacional.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 1 de agosto de 2018.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *