Un Trump inexplicable

abril 5, 2018

TEGUCIGALPA, HONDURAS



El comportamiento de Donald Trump como presidente del país más poderoso del planeta sigue intrigando a los estudiosos. ¿Cómo pudo este hombre, un auténtico histrión, ganar el poder de una nación caracterizada por saber escoger como gobernantes a los mejores hombres del país? Parecía imposible que Trump con su disparatado andar en la vida privada y pública pudiera imponerse a una élite política liberal que lo despreciaba, calificándolo con los peores epítetos. Pero ganó y hoy ostenta el poder de una forma muy peculiar, a su estilo histriónico en el que hoy dice una cosa y mañana la revierte con la singularidad del más inestable de los mandatarios, que cada 10 días está prescindiendo de su personal más calificado.

Ahora Trump está enfocado en una lucha frontal contra los inmigrantes, particularmente los latinos y entre estos los mexicanos y los centroamericanos, llegando a un extremo que podía ser impensable, como es movilizar la Guardia Nacional de EEUU para afrontar las oleadas de migrantes que a base de presión quieren ganarse un espacio en el territorio norteamericano. Desde la semana santa, un nutrido grupo de centroamericanos, entre los cuales hay unos cuantos hondureños, marcha como en los antiguos éxodos de los nómadas que deambularon por siglos  sin tener un territorio propio donde asentarse.

Es un viacrucis triste y conmovedor, porque todos saben por donde van, a que ritmo caminan y hacia donde se dirigen, por lo que para las autoridades fronterizas de EEUU será muy fácil detectarlos y frenarlos sin siquiera hacer uso de la fuerza, porque son tan pocos y han recorrido una distancia tan larga que si logran llegar a la frontera, lo harán en tal estado de agotamiento que solo llegarán a entregarse a las autoridades norteamericanas para ser devueltos de inmediato.

A un gobernante como Trump no se le puede retar de esta manera, ni de cualquier otra, porque su empeño es totalmente anti-inmigratorio y con esta actitud el único rótulo con que se encontrarán en la frontera es uno que diga UNWELCOME (NO SON BIENVENIDOS) que es la naturaleza del discurso de Donald Trump desde que asumió el poder. No sabemos quien o quienes han insuflado los ánimos de este pequeño grupo de marchantes porque entre ellos hay una mezcla de personas que tienen el anhelo sincero de llegar a EEUU por razones de estricta necesidad, pero notamos que entre ellos hay unos cuantos que se autocalifican como perseguidos políticos, un argumento que no corresponde a la verdad porque en Honduras no hay perseguidos políticos, y los que así se identifican son personas que tienen cuentas pendientes con la justicia y son los operadores de justicia los que lo requieren y no el gobierno.

Como cuando se juntan el hambre y las ganas de comer con la malicia y la perversidad, una marcha así lleva las de perder porque los bribones que se aprovechan del grupo para beneficiarse, le hacen un daño a los que de manera ingenua creen que con llegar a la frontera se les abrirán las puertas para pasar al territorio estadounidense. Podría una masa entera de migrantes llegar a la frontera y allí estará la guardia nacional de EEUU esperándola, porque la decisión de Donald Trump, presidente de EEUU es rechazar a la mayor cantidad de migrantes posibles, debido a que él cree que los migrantes latinos no le aportan beneficios a la nación norteamericana, una apreciación equivocada de Trump, y así se lo han hecho ver numerosos grupos empresariales que aprecian la calidad y el empeño del trabajador centroamericano, en las distintas faenas laborales.

Sin embargo, Trump que es el más inexplicable e indescifrable presidente de la historia de EEUU tiene muy fija la idea de que los migrantes no son buenos para su país, al grado que no oculta su nivel de desprecio cada vez que se refiere en los términos más despectivos a los migrantes mexicanos y centroamericanos. Y lo peor del caso es que Trump está en su derecho porque al frenar la migración defiende un principio que está contemplado en los estamentos de la seguridad interna de su país que atribuye en gran medida los males de la criminalidad y la violencia a individuos que han sido acogidos con los beneficios migratorios que contempla EEUU.

El comportamiento grosero de Trump contra los migrantes golpea la dignidad y el orgullo de las personas que de buena fe quieren radicar para trabajar en EEUU, pero ante la realidad de que quien se erige como un verdadero muro anti-inmigrante es el actual presidente de EEUU, no queda más que aceptar que cada vez habrá menos migrantes viviendo en aquel gran país, porque después de Trump, el presidente que le siga en el mando estará compelido a mantener la misma política. Esta puede ser la parte más triste y negativa contra nuestro país y demás países que tenemos en los migrantes una parte importante que aporta sumas vitales que engrosan las reservas de divisas.

Todavía está la incertidumbre si Trump ganará la reelección, que empezó a trabajarla desde el primer día que asumió el poder. Lo que sea, gane o pierda Trump la reelección, el destino de los migrantes en EEUU ya no volverá a ser igual como antes.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 5 de abril de 2018.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *