Un paso significativo

septiembre 5, 2017

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Honduras dio un paso significativo en la lucha contra la corrupción  al crear la Unidad Fiscal Especial contra la impunidad y la corrupción, que como bien lo titula diario La Tribuna, es una unidad élite del Ministerio Público integrada por 40 elementos, que se dedicarán a la cacería de los corruptos y sus organizaciones. La unidad élite está formada por fiscales, investigadores, expertos financieros, informáticos y criminólogos que estarán dedicados a investigar los casos emblemáticos de corrupción. Además se contará con expertos internacionales, especialistas en la investigación.



Este es un gran paso en la lucha contra la corrupción y la impunidad, porque la unidad élite tiene toda la capacidad para profundizar las investigaciones de los casos de corrupción, de manera que se puede decir que estamos en la ruta de construir un nuevo estado en materia de investigación que permita tener un verdadero aparato de seguridad.

En este sentido es justo destacar que el trabajo actual del Ministerio Público es encomiable en todo aspecto, medido por los resultados que está obteniendo Honduras en la lucha contra el crimen organizado, donde el Fiscal General Óscar Chinchilla ha estado a la cabeza de una lucha titánica, muy distinta al trabajo convencional, porque la sociedad está enfrentada a un estamento criminal muy organizado, muy preparado para el trabajo delictivo y armado en una forma impresionante.

Los diferentes operativos que hemos mostrado los medios, han sido encabezados por el Fiscal General Chinchilla, funcionario silencioso pero sumamente eficaz, que ha venido cumpliendo con su misión sin hacer alharaca y sin robarse el show mediático como lo hacen otros funcionarios. El trabajo eficiente del Fiscal Chinchilla es digno de destacar, porque gracias a él nuestro país se fortalece y afianza el Estado de Derecho frente a la criminalidad, que además de estar muy armada, está conectada de manera transnacional con las agrupaciones criminales de otros países.

Esta unidad élite viene a llenar el espacio que presentaba fisuras en el trabajo del combate contra la corrupción y la impunidad, porque gran parte de la labor de los fiscales y los policías se quedaba incompleto por la ausencia de capacidad investigativa en los diferentes casos que conoce la población a través de los medios. Al no concluir el proceso investigativo por el defecto tradicional de dejar los casos a medio hacer por la investigación incompleta, prevalece la impunidad privilegiando a la corrupción.

La formación de esta unidad da lugar a un nuevo contexto en la lucha contra la criminalidad, contra la corrupción y la impunidad, que merece la atención de toda la sociedad hondureña, porque es algo que amerita el compromiso de todos los sectores políticos del país, especialmente cuando estamos a las puertas de las elecciones generales, para elegir a nuevas autoridades el 26 de noviembre. Dicho esto, porque quien asuma las riendas de nuestro país el próximo año, sea un nuevo gobierno o que sea reelecto el actual presidente, debe de comprometerse en continuar y sostener este nuevo modelo de investigación de la corrupción, para garantizarle al Estado hondureño un futuro seguro con aparatos competentes que nos garanticen más seguridad a las personas, de manera que todos podamos desarrollarnos en nuestras actividades sin el temor acelerado de ver interrumpida nuestra existencia a causa de los ataques de los malhechores.

Por eso es digno destacar este gran paso que ha dado Honduras por medio del gobierno, del Ministerio Público, del Poder Judicial y de todas las instituciones que han aportado a la conformación de esta nueva unidad élite destinada a combatir la corrupción y la impunidad. Y porque Honduras se destaca frente a otros países que, por tener instituciones débiles han sido intervenidos a tal extremo que han perdido su identidad y su soberanía, que ahora está en manos de funcionarios extranjeros que, aunque hacen un trabajo coadyuvante en favor de la seguridad y contra la corrupción, por su alardeo permanente de que sin ellos aquel país se hunde, la gente puede terminar creyendo del todo que deberán acostumbrarse a permanecer como país avasallado.

Honduras en cambio, reafirma su identidad y su soberanía, y al fortalecer su aparato de investigación para combatir la corrupción y la impunidad, asume un liderazgo que pocas veces habíamos exhibido ante el mundo. Esto es lo que llamamos un paso significativo que ni el más tarado puede ignorar.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 5 de septiembre de 2017

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *