Un paso liberal calculador

diciembre 9, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El Partido Liberal, a través del Consejo Central Ejecutivo, ha dado un paso más calculador que cerebral, poniendo a la disposición de LIBRE el voto de la bancada liberal para que sea un diputado de Libertad y Refundación el que presida el Congreso Nacional, con lo cual LIBRE asumirá la cabeza, más no el control total, del parlamento, que por la distribución de diputados de los diferentes partidos, LIBRE podrá tener la mayoría simple pero no la mayoría calificada para decisiones trascendentales, entre las cuales está la elección de la futura Corte Suprema de Justicia, la elección del Fiscal General y otros organismos institucionales, que requieren elección de nuevos titulares con mayoría calificada. Con este paso dado, que a nuestro juicio es más calculador que cerebral, los liberales se la juegan buscando no hacer migas con el Partido Nacional, del cual toman distancia en un principio, pero con el que deberán asociarse en un momento dado si es que los liberales quieren actuar en función de país, manteniendo el equilibrio de los pesos y contrapesos que es el que actúa en función de país, y no por el interés partidario.



Este paso de los liberales, donde seguro que ha habido un auscultamiento, aparentemente le alivia a Mel Zelaya el peso de tener que lidiar con su aliado político Salvador Nasralla, de quien habrá que esperar cómo reacciona al ver esta jugada política que le arrebata la posibilidad de que sea uno de sus diputados quien presida la Cámara Legislativa. Es decir, LIBRE se deshace del acoso de Salvador Nasralla que reclama como suya la presidencia del Congreso Nacional, en la que ya tiene por lo menos dos aspirantes del PSH dispuestos a sentarse en la silla de la presidencia del Congreso Nacional.

En medio de lo que ha sido una breve etapa de maniobras, se supo que los nacionalistas les ofrecieron la presidencia del congreso a los liberales, cometiendo la insensatez de condicionar el ofrecimiento al proponer los nombres de diputados que podían ocupar la presidencia del Congreso y rechazando a otros. Esto fue rechazado de manera enfática por los actuales dirigentes del PL, que decidieron dar el paso que creen que les hace ganar respeto y simpatía, al reconocer que siendo LIBRE el ganador inobjetable de las elecciones es el que debe presidir la cámara, un jugada que pareciera bien calculada pero que no es cerebral del todo, porque el cálculo se vuelve errático al estar ausente la capacidad para no poder vislumbrar que presidiendo el Congreso, LIBRE puede hacer otras maniobras para amarrarse del todo en los dos poderes y desde allí elegir a su antojo a los miembros del Poder Judicial, el nuevo Fiscal General y demás titulares de otros organismos, que lo convertirían en el amo de los poderes públicos.

Esto, ni más ni menos es cederle en bandeja de plata a LIBRE el privilegio para controlar todas las instituciones, la misma situación de la que acusaron al Partido Nacional para favorecerse. En democracia esto no está prohibido, más bien responde al concepto de alternancia, hoy tienes el poder tú, mañana lo tendré yo, y así sucesivamente. Pero, no es aceptable desde el punto de vista moral, porque si LIBRE tuvo su razón de existir en mantener una crítica punzante contra el Partido Nacional por monopolizar las instituciones, lo que han logrado es darle vuelta a la tortilla pero no para limpiar el comal sino para mantenerlo empañado por el sucio que conserva si no se le somete a una limpieza.

Lo que la ciudadanía coherente espera es que los políticos aprendan lo importante que es mantener una democracia bajo el régimen de pesos y contrapesos, y en este sentido, lo lógico es que la dirección de Congreso Nacional esté en manos de la oposición. En la democracia estadounidense que es la más ejemplar del mundo, no respetan que el partido que gana la presidencia deba también ganar el Congreso, eso no es obligatorio como lo ha explicado un boletín del Central Ejecutivo del PL escrito a nivel parvulario. Entendemos que los dirigentes del PL buscan ganar simpatía en la militancia de LIBRE, que no es la mayoría en Honduras, porque una cosa es que LIBRE ganara las elecciones con amplio margen por una compleja causalidad, que todos saben que proviene del fenómeno anti, pero que no es propiamente militante de LIBRE.

Sentimos no compartir esta decisión del Central Ejecutivo del PL ni con quienes tuvieron la osadía de urdir, creyendo que es el mejor paso que le granjea simpatías al Partido Liberal que, estando tan alicaído debe hacer hasta lo que no debe para recuperarse. Quienes piensan así, por supuesto que son políticos de oficio y de largo metraje, pero que no dan los mejores pasos en función de la defensa de la institucionalidad. Falta por ver la reacción del líder del PSH, Salvador Nasralla, que reclama que LIBRE le cumpla la promesa de nombrar a un diputado del PSH en la presidencia del Congreso Nacional. Mel Zelaya ya se lo había anticipado a SN: Libre puede proponer a un diputado del PSH para la presidencia del Congreso, pero esto quienes lo deciden son los votos de los diputados. Magistral explicación del maestro Mel Zelaya, con esto le ha dicho con la mayor claridad del mundo, que, la promesa que le firmó en papel, en papel se quedará, porque con este ofrecimiento del PL, es casi seguro que sea un diputado de LIBRE el presidente del Congreso.

Entonces, que se preparen todos en el Congreso, porque Salvador Nasralla, no se quedará callado, hoy más que nunca, sus baterías serán enfiladas contra quienes no le cumplieron la promesa de garantizarle al PSH la presidencia del Congreso. Vaya, vaya, es casi seguro que Salvador Nasralla no se quedará silbando en la loma. Porque Nasralla no es persona de silbidos, lo suyo es una metralleta en la boca. Hay que esperar contra quiénes la enfilará.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 9 de diciembre de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *