Un encuentro amistoso

julio 29, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El encuentro del sábado anterior entre los presidentes de Honduras y México, celebrado en territorio mexicano, tuvo una profunda connotación amistosa, de la que deben observarse los aspectos esenciales que llevaron a los mandatarios a cambiar impresiones y firmar acuerdos que son de beneficio para ambos países, porque lo que México ofreció aportar en efectivo para apoyar la creación de empleos, representa nada más su buena voluntad para apoyar la necesidad real que tiene nuestro país en materia de generación de puestos de trabajo. Mientras tanto, al firmar con México este acuerdo, nuestro gobierno sabe que ha empeñado su compromiso de evitar la migración masiva y una forma de hacerlo es creando miles de oportunidades laborales en el país, lo cual requiere de inmensos capitales.



Esto no es de “sin querer queriendo” como decía Chespirito, más bien es todo lo contrario, el Presidente JOH sabiendo lo que representa crear miles de empleos, ha aceptado el reto más difícil de su gobierno, pero, sabiendo lo imprescindible que es, crear una verdadera política de generación de empleo que no ha existido en nuestro país. Y a estas alturas ya es tiempo que un gobierno enfrente este reto, para lo cual Honduras debe tener una estrategia económica basada en la creatividad que permite la tecnología.

Si bien los miles de hondureños que se lanzan a la aventura de la inmigración incierta y caótica, son personas con un bajo nivel educativo, que son útiles nada más para tareas del campo y la construcción, en una política de empleo, usando la creatividad y el conocimiento, se pueden crear miles de puestos de trabajo para la agricultura y construcción, y reconstrucción de caminos y carreteras que conectan las áreas donde se producen los alimentos. Los hondureños hemos olvidado que es en la agricultura donde los países avanzados basan la sustentación de la economía de toda la nación. Ningún país que ni siquiera produce lo que consume, puede darse aires de ser un país con crecimiento económico. En cambio, un país que llega a abastecerse de sus alimentos por su propias cosechas, llega a tener hasta para venderle alimentos a otros países.

Y es aquí donde el gobierno de JOH debe poner los pies sobre la tierra. Para que Honduras tenga una política de empleo debe tener suficientes fuentes generadoras de trabajo. Debe crearse una política que otorgue motivaciones y estímulos a las grandes, medianas y pequeñas empresas, que son las que crean loes puestos de trabajo. Y en nuestro país hay varios muros de contención que impiden el crecimiento económico de las empresas: los altos precios de la energía eléctrica, la tasa tributaria que es alta y las diversas cargas sociales.

A las empresas agroindustriales se les debe estimular con una tarifa de energía competitiva; una granja camaronera como Granjas Marinas, teniendo una factura eléctrica razonable, podría pasar de 4 mil a 16 mil puestos de trabajo. Una agroindustria que produce vegetales no tradicionales y explota la ganadería de primera calidad hay que abaratarle los costos de energía y moderarle los impuestos para que triplique la generación de empleo, de manera que si tiene 2 mil empleados, pueda pasar hasta 6 mil u 8 mil trabajadores.

Hay que estimular las granjas criadoras de tilapia, para desarrollar más fincas en agua marina, donde se da la tilapia roja, cuya carne tiene un sabor parecido al pescado del mar, muy apetecido en los consumidores de Norteamérica. Honduras está entre los cuatro países mayores exportadores de tilapia en el mundo, y puede ganar más mercado si se aumenta la capacidad exportadora, lo cual podría quintuplicar la ocupación de mano de obra.

Igual debe hacerse con las fincas que siembran melón de exportación, debe dárseles tratamiento razonable para que aumenten su capacidad de producción, que al mismo tiempo les exige aumentar la ocupación de mano de obra. Todas estas áreas requieren de personal que no necesita tener un alto nivel educativo, que es la mayor parte de nuestra gente que busca emigrar a EEUU, donde se les contrata en las zonas agrícolas y en las empresas constructoras. Los demás empleos son: cuidar personas mayores, ocuparse de tareas de limpieza y atención de mascotas, pero en menor cantidad.

Al haber suscrito Guatemala su acuerdo con EEUU, asegurando que no permitirá el ingreso de hondureños y salvadoreños, a partir de ahora las fuerzas policiales y militares guatemaltecas rechazarán en sus fronteras cualquier intento migratorio de hondureños y salvadoreños. Guatemala y México han construido el muro que a Trump no le permitieron los congresistas y senadores. Para darles a nuestros compatriotas las oportunidades laborales en nuestro país, se impone para el gobierno crear una política de generación de empleo.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 29 de julio de 2019.