Un día memorable para la humanidad

junio 6, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Hoy es un día memorable para la humanidad, porque hace 75 años se produjo la acción armada que jamás se había visto y difícilmente se repetirá en el planeta, y que en su momento fue necesaria. Nos referimos al desembarco militar por mar, tierra y aire efectuada por los países aliados en las playas de Normandía, para frenar el expansivo imperio alemán que Adolfo Hitller, con una aberrada visión, pretendía apoderarse del mundo, con un poderío militar que solo pudieron vencer, unidos, EEUU, Inglaterra y Rusia.



En este conflicto mundial se enfrentaron la fe y la ética cristiana de EEUU e Inglaterra, aliados por única vez a un país con filosofía distinta a los occidentales como era Rusia, quizás porque la necesidad de frenar la locura de un individuo que se proponía dominar el planeta mediante un poderío sin límites, los obligó a compartir un objetivo militar por el temor de que Hitler quebrantara la felicidad de todos demás países, mediante unos ideales distorsionados que lo hicieron pensar en una raza con supremacía sobre las demás, incluso, convencido que era necesario exterminar a las razas que le resultaban incompatibles a sus ideales.

Aquel 6 de junio de 1944, hace 75 años, EEEU, Inglaterra y Rusia escribieron una historia irrepetible, para finalizar una de las guerras más espantosas que acabó con Adolfo Hitler y sus locuras de dominio y exterminio, que cegó millones de vidas inocentes, y que amenazaba con destrozar la tranquilidad y la paz del mundo. El desembarco de Normandía fue la mayor operación bélica de todos los tiempos, con 7,700 barcos y 12 mil aviones para abrir mediante un ataque anfibio, por tierra, mar y aire, los espacios suficientes para romper la enorme coraza alemana que impedía los avances normales. Por la vía convencional nadie pudo haber vencido a las fuerzas de Hitler, no solo por la cantidad de hombres del ejército alemán, sino por las armas que disponían, que para aquellos tiempos determinaban la superioridad en una guerra.

El primer ministro inglés Winston Churchill tenía temor que en el desembarco en Normandía se produjera una carnicería humana, cosa que efectivamente sucedió, porque los jóvenes soldados del ejército aliado apenas saltaban de las barcazas buscando alcanzar la playa y eran barridos por las ametralladoras desde las fortificaciones alemanas; miles de soldados del ejército aliado saltaron solo para morir, ni siquiera tuvieron tiempo de disparar sus armas porque las balas de las ametralladoras del ejército de Hitler los despedazaron.

Ese 6 de junio de 1944, conocido como el Día “D” fue un día fatídico, pero a la vez resultó histórico, se calcula que murieron más de 2,500 soldados estadounidenses, casi 2 mil soldados de las tropas británicas, australianas, canadienses, neozelandeses, polacos, belgas, holandeses, noruegos, incluso de países latinoamericanos, pero también murieron más de 9,000 soldados del ejército alemán de Adolfo Hitler. Las cifras que registró la Cruz Roja junto a otros cuerpos de socorro, al recoger los cadáveres en las playas de Normandía, Utah, Omaha, Gold y Sword, hicieron un total de 13,400 caídos en aquel gigantesco desembarco que fue acompañado por la aviación aliada que bombardeó las fortificaciones germanas.

Pero eso no fue todo, porque a este terrible sacrificio hay que sumar unos 20 mil civiles franceses que murieron formando parte de una resistencia que buscando liberar su Patria de la ocupación alemana, en los días sucesivos al desembarco de Normandía, pelearon en forma valiente hasta que lograron ver a Francia liberada.

La humanidad está obligada a recodar este día, en el que miles de soldados ofrendaron su vida para derrotar al ejército de Adolfo Hitler, que se consideraba invencible, un sacrificio que para todos ellos valía la pena con tal de contribuir a dejar un mundo diferente, que es el que disfrutamos las personas hoy en día.

Los expertos dicen que gracias al Día “D”, los países tienen hoy otras formas y otros métodos para resolver los conflictos, hoy las guerras ya no son los eventos que matan a más personas, hoy muere más gente por enfermedades y por problemas del cambio climático. Las potencias tienen armamentos modernos, que no usan porque los mecanismos diplomáticos de los foros internacionales han creado escudos para evitar las guerras. Pero, no quiere decir que la humanidad esté del todo a salvo de una nueva conflagración, porque mientras haya algún gobernante loco que tenga igual o peor mentalidad que Hitler, el mundo podría tener los días contados.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 6 de junio de 2019.