Widget Image
La Operación Paz Y Democracia II, se mantendrán en las calles resguardando a la población evitando la violencia y el vandalismo en las manifestaciones

Un conflicto improbable

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La clave para que exista un conflicto entre dos partes es que haya una causa que lo provoque, pero si quien busca provocarlo no tiene razón ni motivo, por más que lo busque, será algo improbable. Por eso creemos que no existen posibilidades de que entre nuestro país y El Salvador haya una nueva confrontación bélica por el propósito antojadizo y malsano del FMLN de reivindicar la Isla Conejo, a sabiendas de que esta pequeña porción insular nunca ha estado en disputa por ser territorio hondureño desde tiempos inmemoriales.

En una entrevista concedida a un noticiero salvadoreño, el ministro de Seguridad, General retirado David Munguía Payés, entre prudente y zafado, respondió a la pregunta del reportero sobre la solicitud de la Canciller del gobierno del FMLN, pidiendo a Honduras la desocupación de Conejo. Como el reportero le preguntara qué harán las Fuerzas Armadas de El Salvador, Munguía Payés respondió que si el gobierno se lo demanda, a él le bastaría un par de horas para desalojar al personal militar hondureño, pero teniendo cuidado Payés de advertir, que al día siguiente estaríamos en guerra con Honduras, por lo que recomendó que los gobiernos se deben sentar a tratar el asunto.

Como lo dijimos la semana pasada, la petición del gobierno del FMLN conlleva un deliberado propósito político después de su aparatosa derrota electoral sufrida en las elecciones de diputados y alcaldes, y ante una inminente segunda derrota el próximo año, es casi seguro que no podrán ganar la Presidencia de la República, como ya perdieron la mayoría del Congreso salvadoreño así como la mayoría de las alcaldías salvadoreñas. Acuden entonces, desesperadamente, al expediente manido de incitar el patrioterismo, es decir, el falso patriotismo, demandando de un solo sopetón la desocupación de Conejo.

Pero el FMLN ha ido más allá de querer poner contra las cuerdas a los demás partidos, especialmente ARENA, buscando que se pronuncien sobre un conflicto inexistente, con el prurito malintencionado de tener argumento para atacarlos llegado el momento de la campaña electoral por no pronunciarse sobre el caso. Y aunque los demás partidos saben que esta es una jugada aviesa del FMLN, en tiempos de elecciones es difícil abstenerse de emitir juicios sobre un tema territorial del país, porque allá como aquí y en cualquier otro país, las elecciones constituyen un argumento al que no se le puede dar la espalda, so pena de que los del FMLN lo aprovechen para acusar.

Ahora están logrando que los militares salvadoreños, encabezados por su ministro de Defensa Munguía  Payés, se lancen al pozo para abordar el asunto en entre líneas, es decir, por un lado haciendo alarde de su capacidad militar y por el otro mostrando cierta prudencia por prevenir lo que podría ser un verdadero conflicto. Porque las FFAA de Honduras no se quedarán de brazos cruzados si los militares salvadoreños hicieran alguna acción en Conejo, lo que de verdad crearía un conflicto armado.

Los hondureños podemos estar seguros que tenemos unas Fuerzas Armadas bien preparadas, y empoderadas como nunca en el cumplimiento de su deber constitucional de defender la soberanía territorial de nuestro país. Del lado salvadoreño saben que una acción militar sobre Conejo sería impensable, porque también el alto mando de aquel país sabe perfectamente que lo que está de por medio en la petición de la Canciller efemelenista es una maniobra política que busca embarcar a todos los sectores salvadoreños en un conflicto donde el único ganancioso sería el FMLN.

Acaba de realizarse en El Salvador la conferencia de seguridad centroamericana con la participación de los altos mandos y ministros de defensa de doce países del continente, quienes analizaron las nuevas amenazas a la seguridad regional por el crimen organizado, las pandillas y delitos cibernéticos. Los altos mandos militares, entre ellos los de Honduras y El Salvador, analizaron las amenazas interconectadas que impactan la seguridad regional y compartieron información, iniciativas conjuntas, así como el apoyo a respuesta en tiempos de desastres y amenazas. En la cumbre estuvo el jefe del Comando Sur de EEUU, General Kurt W. Tidd. El Salvador conoce entonces la capacidad militar de Honduras por lo que los militares salvadoreños no estarían en la disposición de seguirle la jugarreta al FMLN.

Sin embargo, la declaración del ministro de Defensa Munguía Payés habrá que tenerla en cartera por si acaso, porque el tema electoral tiene poderosos efectos políticos, que de repente pueden repercutir en el ámbito militar, especialmente en un militar retirado como Munguía Payés que en el reciente pasado ha confesado que eventualmente podría buscar la candidatura presidencial.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 11 de mayo de 2018.