Un baluarte de la economía hondureña

febrero 10, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La democracia de un país descansa en gran medida en un sistema financiero estable y Honduras no es la excepción. El papel que ha jugado el sistema bancario hondureño ha sido fundamental desempeñando un LIDERAZGO central en la actividad económica, en la que ha tenido capacidad para estimular la inversión pública y privada, y cada vez con mayor compromiso para atender las necesidades que van surgiendo en la sociedad, en el sector privado, en el público y muy particularmente en los inversionistas. En el sistema financiero hondureño hay varios bancos bien establecidos y muy bien acreditados, figurando en primer lugar el Banco Atlántida con una solidez que data desde su fundación en 1913, en el puerto de La Ceiba, operando como el único banco nacional facultado por el Estado para emitir la moneda hondureña.



Al cumplir sus 107 años, con semejante rango histórico, el Banco Atlántida se encuentra posicionado como una institución regional que además ha incursionado en el campo de los seguros, las operaciones de arrendamiento, y últimamente en los fondos de pensiones, en las que dio un paso gigantesco al adquirir la principal compañía de pensiones en el circuito centroamericano, con sede en San Salvador. Diversificado en todas las ramas financieras bancarias se convirtió en Grupo Atlántida, con inversiones en varios países centroamericanos y América del Sur.

La historia del Banco Atlántida está íntimamente relacionada con la historia de Honduras, pues de su nacimiento surgió el movimiento económico que años más tarde llevó a otros hombres de empresas a fundar instituciones similares hasta configurar una masa inversionista que hoy se conoce como el sistema financiero hondureño. Pero como en todo movimiento siempre existe una institución pionera, que gracias al espíritu aguerrido de emprendedores hace surgir un gran proyecto, en el Banco Atlántida de aquel lejano 1913, hubo empresarios con enorme visión que pensaron que Honduras necesitaba un banco que cumpliera una función variada en la economía hondureña.

Entre los fundadores, hubo una dama respetable, doña Iris Ulargui, mujer de temple que se convirtió en un determinante femenino con todo el carácter para mantener la institución cuando sus socios fueron vacando por la natural evolución de la vida, en que unos parten de esta tierra y otros quedan cargando con el peso de las obligaciones. Con el tiempo doña Iris Ulargui contrató al prestigioso economista Paul Vinelli, experimentado en temas de finanzas que vino a Honduras en los primeros años de la década del 50, y más tarde incorporó al distinguido economista hondureño Guillermo Bueso, con lo que el banco tuvo un equipo de economistas de peso completo al frente de Banco Atlántida.

Y como todo en la vida cambia, al partir de esta vida el Dr. Vinelli, el licenciado Guillermo Bueso se convirtió en el líder principal del Banco Atlántida hasta el día de su fallecimiento en que una nueva generación conformada por dos jóvenes funcionarios, Guillermo Bueso hijo y Mark Goldstein, asumió la conducción del banco, sin embargo, la parca inexorable se cruzó en la vida de Mark, pereciendo en un trágico accidente aéreo, quedándole la responsabilidad a Guillermo Bueso hijo, que junto a un equipo de profesionales de la economía y las finanzas, entre veteranos y jóvenes, conforman una directiva que dirige uno de los corporativos más sólidos y exitosos de nuestro país.

Hoy, cuando el Banco Atlántida arriba a su 107 aniversario, se precia de ser el banco que gracias a la confianza ganada entre los hondureños es el que más capta de los usuarios ahorrantes, tanto en depósitos totales como en la cartera crediticia en general, lo que es fundamental para la economía hondureña.

En todo análisis económico es importante la solidez de las instituciones bancarias para garantizar la estabilidad de la economía del país en general, porque son los bancos como el Atlántida, los que desempeñan la importante misión de asignar recursos económicos en los sistemas de pago como facilitar recursos a los inversionistas para ampliar sus empresas o crear nuevas instalaciones que es lo que hace surgir nuevos puestos de trabajo. El desarrollo de un banco de gran dimensión como el Banco Atlántida estimula el desarrollo del país, porque su participación influye en la actividad económica en general. La cantidad de empresas que han surgido con el respaldo financiero de Banco Atlántida es innumerable, por eso adquiere muy merecidamente el título de ser un baluarte de la economía hondureña.

La legendaria trayectoria de Banco Atlántida, es respetable no solo por sus 107 años, es más aún por el preciado logro que personas como Iris Ulargui, Paul Vinelli y Guillermo Bueso construyeron como cimientos faraónicos para hacer del Banco Atlántida una institución que infundiera confianza en los hondureños. ¡PORQUE CONFIANZA HA SIDO LA CLAVE DE LA EXITOSA LONGEVIDAD DE BANCO ATLÁNTIDA PARA SEGUIR GOZANDO DE LA PREFERENCIA DE LOS HONDUREÑOS Y GANARSE EL MISMO RESPETO EN EL EXTERIOR!

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 10 de febrero de 2020.