Widget Image

Un año fascinante

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Le preguntan al jurista y filósofo español Antonio Garrigues, cómo será el año 2018, y él sin ninguna duda responde por escrito que el 2018 será un año fascinante. ¿Pero cómo es posible que el notable jurista Garrigues piense con este espíritu tan optimista? Si de lo que venimos en el 2017 es de un estado tan negativo a nivel mundial, por el temor ante los ataques del terrorismo, el mandato tan irregular como incierto de Donald Trump, con los movimientos secesionistas que podrían dejar partida a España, con una Alemania, aunque próspera muy dividida internamente, con un loco norcoreano que quiere apretar el botón nuclear para iniciar una conflagración mundial, con cambios tecnológicos acelerados pero donde la información falsa y el desprecio a la verdad inundan las redes sociales, en fin con un cúmulo de problemas que en su conjunto hacen presagiar que el 2018 por lo menos no será un año fácil para todo el mundo.

Entonces ¿qué es lo que podría salvar al 2018 como para que pudiera considerarse un año fascinante y no caer vencidos por el pesimismo? Habría que esperar que en este año se den una serie de soluciones alternativas y no propiamente soluciones simplistas, para que el mundo cambie este año, empezando por creer que los movimientos populistas en cualquier parte no alcancen sus objetivos y que más bien sean los regímenes democráticos los que obtengan más aceptación en las sociedades, para empezar a corregir los déficits democráticos que son los que han permitido que individuos que se presentan como los salvadores mesiánicos sean los que capitalicen más simpatía entre la gente.

Y como Honduras no es una ínsula que deba considerarse como algo que escapa de los efectos de los acontecimientos mundiales, tenemos que ver porqué un jurista y a la vez filósofo de los nuevos tiempos como don Antonio Garrigues, sin arrugar la cara, elabora toda una plataforma de optimismo para creer que este 2018, que ya empezamos a descontar, será un año fascinante.

¿Y cómo pensar que este año será un gran año para Honduras, si tenemos un sector que, apostado en una posición cerril de hacer oposición sin importarle que con sus acciones limitan el derecho de los demás, creen que lo importante no es que Honduras camine sino hacerle imposible la vida al gobierno de JOH por los próximos cuatro años?

Lo que late en un sector de nuestro país es que la oposición tiene derecho a hacer su papel, pero no desde el punto destructivo, sino respetando la integridad de quienes no comparten sus opiniones y hasta de aquellos compatriotas que detestan la política, y que solo quieren trabajar para salir adelante, pero que no lo pueden hacer cuando grupos opositores se toman las calles y carreteras en forma arbitraria, agrediendo violentamente a los ciudadanos que reclaman el libre tránsito a que tienen derecho para realizar sus actividades con las que se ganan la vida.

Hay un sector hondureño que hemos visto muy acomodado y que podría hacer mucho aportando pensamiento, y nos referimos al sector intelectual, del que son unos pocos los que expresan su pensamiento sobre el momento actual que atravesamos. El sector intelectual, que también está dividido igual que el resto de la sociedad, tiene una gran vivencia mental para estos tiempos, en la que ninguna óptica de manera particular puede ayudar a salir del atolladero.

Lo que no podemos aceptar son las actitudes ambiguas, los tiempos exigen definición, y entre los dogmatismos caducos y el acomodamiento a no hacer ni decir nada por no querer quedar mal ni con Dios ni con el diablo, se impone la necesidad de pronunciarse contra las malas herencias. Un sector nos quiere vender la idea que el modelo chavista venezolano es la gloria para vivir como DIOS manda, pero a la vista está la pobreza y la miseria que ha sobrevenido en aquel país por el modelo de gobierno que ha llevado a Venezuela a volverse un país pobre en medio del petróleo.

Quisiéramos creer que estos compatriotas podrán cambiar su pensamiento en este 2018 y que viendo lo mal que la están pasando los venezolanos, decidan afrontar su papel de opositores de una forma civilizada. Comenzando por aceptar el diálogo nacional, con la convicción de que en lugar de agravar la situación de nuestro país con acciones violentas en las calles, pueden insertarse en la agenda que tanto necesita nuestro país, la de la convivencia armónica, en la que expongan sus ideales para transformar a Honduras, explicándonos con sus ideas como piensan hacer de esta Patria una nación próspera para todos los hondureños. Sin duda, que si se deciden a hacer política de una forma constructiva, se ganarán muchas simpatías, mucho más que la antipatía que cosechan cuando paralizan las vías públicas impidiendo las actividades de miles de hondureños.

Podría ser ésta una aspiración demasiado optimista de nuestra parte, pero es lo que necesitan hacer los opositores para ganarse el cariño de miles de electores que por ahora los rechazan por su proceder político que no es nada constructivo. Pero si se decidieran a cambiar su agenda, podríamos pensar igual que el jurista español Antonio Garrigues, que el 2018 será un año fascinante.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 5 de enero de 2018.