Trump y su juicio político

noviembre 4, 2019

Honduras

Aunque es bastante improbable que el presidente Trump sea destituido del alto cargo que desempeña, es seguro que el juicio político que se le sigue, le hará mucho daño. E incluso puede hacerlo perder la reelección. E incluso, algunas personas que le conocen creen que aunque el Senado no logre contar con los votos en su contra para destituirlo, es muy probable que acosado, termine renunciando de la Presidencia de los Estados Unidos.



La Cámara de Representantes, en que sus miembros representan a los ciudadanos, por mayoría holgada, se ha transformado en Fiscal en el caso en contra del Presidente de los Estados Unidos. De acuerdo con los procedimientos, las reuniones de las comisiones serán públicas y las declaraciones que den los llamados a rendir información sobre los actos delictivos de Trump, serán igualmente públicas. Cosa que a ningún político le gusta, porque el conocimiento de sus errores, fallas o delitos, erosionan la confianza que los posibles electores tienen acerca de un hombre que, pese a todo, opta por la reelección al más alto cargo del ejecutivo de los Estados Unidos.

Trump es un político singular. No significa que sea talentoso, hábil e inteligente. Todo lo contrario. Si singular es el resultado de una conclusión muy fácil: nunca en la historia de los Estados Unidos, un presidente ha retado tantas convenciones, desobedecido igualmente la mayoría de las reglas relacionadas con el cargo y, menos, trabajado tanto para aislar a los Estados Unidos de sus aliados como lo ha hecho. Es un misógino irremediable, un nacionalista irregular en una nación que sospecha, con su condición democrática de este tipo de pensamiento; y es posiblemente el primer presidente de los Estados Unidos que cree que puede hacerlo lo que su ego le permite y salirse con la suya.

De acuerdo con las últimas encuestas, no tiene asegurada la mayoría, porque el modelo de elección de los Estados Unidos, solo se consigue cuando se acumula mayoría de votos de cada uno de los estados que forman la unión estadounidense. Además, es muy probable que la reelección de Trump, coincida con una leve recesión de la economía de los Estados Unidos. La Reserva Federal de los Estados Unidos, una suerte de banca central, acaba de efectuar la disminución de la tasa de interés, lo que hace que el dólar sea más atractivo y que los productos de los Estados Unidos mucho más competitivos en el mercado mundial. Aunque la medida por ella misma no lleva a la conclusión que Estados Unidos está a las puertas de una recesión, es indicativo que al rebajar los intereses, quieren de alguna manera ordenar la economía, antes que los efectos de los conflictos comerciales  animador y dirigido por la administración Trump provoquen una verdadera crisis económica.

Si estas dos cosas, el juicio político y la crisis económica se juntan, es muy probable que Trump no consiga la reelección. Los errores cometidos, las bravatas y los retos a las reglas y convenciones, le pasaran la factura a un hombre que no tiene parecido alguno con ninguno de los presidentes de los Estados Unidos en toda su historia.