Trump llega a Texas para reunirse con damnificados por Harvey

septiembre 2, 2017

Trump también firmó una orden ejecutiva estableciendo el domingo como “Día de Oración” por las víctimas de Harvey.

Estados Unidos

El presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump llegaron el sábado a Ellington Field, Texas, para reunirse con los damnificados por las inundaciones causadas por el huracán Harvey.



El mandatario además visitará Louisiana, el estado adyacente a Texas que también resultó afectado por la tormenta.

El día antes de su planeada visita al área de Houston, el presidente Trump envió una carta al Congreso pidiendo casi 8.000 millones de dólares en asistencia para los esfuerzos de ayuda y recuperación en Texas y Louisiana.

El pedido, considerado solo como un paquete inicial para ayuda tras el paso del huracán Harvey, incluye 7.400 millones de dólares para la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) y 450 millones de dólares para préstamos a dueños de pequeños negocios afectados por el desastre.

Lea también: Huracán Irma, de categoría 3, avanza hacia el Caribe

Trump y la primera dama Melania Trump visitarán Houston el sábado al igual que Lake Charles, Louisiana, zona que ha sido golpeada por la tormenta, donde se reunirá con supervivientes de Harvey y observará el daño causado por las inundaciones. Será la segunda visita del presidente a la región esta semana.

“El presidente y su equipo de Seguridad Nacional y toda la administración continúan enfocados en las vidas y la seguridad de los afectados por el huracán Harvey en Texas y Louisiana”, dio la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Trump también firmó una orden ejecutiva estableciendo el domingo como “Día de Oración” por las víctimas de Harvey.

El gobernador de Texas Greg Abbott culpó este viernes a los medios de los rumores de una probable escasez de gasolina en su estado y en el país por los daños en las instalaciones petroleras y refinerías dejados por la tormenta tropical Harvey.

«En parte es una reacción a los informes de prensa», dijo Abbott, sobre la presunta escasez de combustibles. «Hay suficiente gasolina en Estados Unidos y en Texas», afirmó, indicando que para reducir las preocupaciones se está trabajando con los estados de Oklahoma, Luisiana y Nuevo México para tener el abastecimiento necesario.

Entre las decisiones tomadas, señaló que se ha revertido el bombeo en el oleoducto que va de Texas a Oklahoma y ese estado está ahora enviando la gasolina por vía terrestre. También las refinerías de Corpus Christi están refinando y ha suspendido temporalmente las regulaciones para que camiones de gasolina de otros estados puedan ingresar a Texas sin problemas.

«Pronto volveremos a la normalidad», indicó Abbott, enfatizando que aunque se ha iniciado la recuperación en algunos lugares, otros siguen en peligro, como Baumant, donde el río Neches ha subido 2 metros por encima de su récord y posiblemente seguirá subiendo la próxima semana.

El gobernador destacó y agradeció la colaboración de voluntarios, de los mismos residentes de Texas y de los paramédicos, además de las diferentes ramas de las fuerzas armadas y el apoyo aéreo que ha recibido de 43 estados de la nación.

Señaló que todos los 50 estados han ofrecido asistencia, y a los 7 restantes se les solicitará ayuda si es necesario

Hay abiertos 258 refugios en el estado que están amparando a 42.399 personas hasta el momento, informó el gobernador Abbott, agradeciendo además a las autoridades de Luisiana; donde se ha recibido en refugios a 3.000 personas.

Agregó que FEMA, la agencia federal de manejo de emergencias ha recibido más de 440.000 solicitudes de ayuda para desastre y ha aprobado más de 79.000 millones en asistencia.

Se está tratando de mover lo más rápido posible a las personas de los refugios temporales a hoteles o lugares donde puedan funcionar como grupos familiares con su propio espacio y especialmente baños, señaló el gobernador Abbott.

Te puede interesar: México: Tormenta tropical Lidia deja cuatro muertos

inundaciones en Houston desaparecerían a más tardar el sábado

Las autoridades de Texas esperan que las inundaciones provocadas por la tormenta Harvey hayan desaparecido en la mayor parte de Houston y el condado de Harris a última hora del viernes o a primera del sábado.

Jeff Lindner, meteorólogo del servicio de control de inundaciones del condado de Harris, dijo que se estima que Harvey anegó 136.000 estructuras en el distrito, o el 10% de todas las estructuras registradas en su base de datos. La cifra sería una previsión conservadora, agregó.

Según Lindner, el 70% de la superficie terrestre del condado, cerca de 3.370 kilómetros cuadrados, estaba cubierta por al menos 15,2 centímetros de agua (medio pie). El récord de precipitaciones —1,2 metros se registró en Clear Creek, en la interestatal 45 en la parte sur del condado, cerca del Centro Espacial Johnson de la NASA.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *