Truhanerías de EEH

abril 15, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

En medio de la pandemia estamos conociendo a los truhanes de oficio, los que confiesan estar cometiendo un delito poniendo de escudo una leguleyada que no tiene ningún asidero por lo inmoral e ilegal de sus hechos. Dijo el gerente de EEH que la ley les ampara para hacer cobros promediados conforme la facturación de los últimos tres meses, una confesión de su parte que no requiere probarse, que la empresa EEH ha venido promediando los cobros mensuales, desde el momento que mediante una engañifa propia de los truhanes se llevaron los contadores de las empresas para tenerlos bajo su control.



Pero, como si el delito de promediar el cobro mensual conforme la facturación de los tres últimos meses les resultara poca cosa, para demostrar lo innegablemente inmoral que es EEH, además de pegarnos la patada del cobro promediado nos dan la mordida con dentelladas de tiburón tigre de montar al cobro de marzo el cuarto mes del año, abril, que no ha terminado, en que los edificios como el caso de Canal 10, están trabajando a una cuarta parte de su operación normal, con estudios apagados, con iluminaciones apagadas, con aires acondicionados apagados. ¿Cómo pueden promediar el cobro de un mes en que un edificio está operando a la cuarta parte con el costo del consumo de tres meses anteriores?

Esto es una truhanería de EEH, inadmisible desde todo punto de vista. No puede haber una ley que faculte a ninguna empresa a que cometa una truhanería, que es peor que una bribonada. Una truhanería es una acción inmoral, como inmoral es el que la comete. Por ejemplo: es truhan quien se roba algo y no lo quiere devolver, aunque las evidencias lo condenen. Es inconstitucional cualquier disposición que faculte a alguien, sea empresa o persona, a cometer una truhanería, partiendo de que la Constitución de la República, como carta magna es la ley que de manera primaria busca la felicidad de los ciudadanos hondureños, ante todo protegiendo sus derechos, evitando que sean menoscabados.

La confesión del gerente de EEH de hacer cobros promediados y además cobros por mes anticipado por supuestos consumos, pone en evidencia que esta empresa de manera arrogante, sin invertir capital propio, ha venido a levantar dinero a manos llenas, creyendo que los hondureños estamos obligados a poner la cabeza en su guillotina, so pena de cortarnos el servicio.

Los usuarios no buscamos que nos regalen el servicio eléctrico, solo exigimos que se nos cobre lo que en derecho y por obligación nos corresponde; en primer lugar es inadmisible el cobro promediado, porque estando en emergencia las empresas están operando cuando más a un 25% de su capacidad normal, y segundo, si hay una disposición legal que les autorice a lucrarse de una arbitrariedad, esta debe ser revocada de inmediato por incurrir en el gravísimo vicio de inconstitucionalidad. El cobro debe ser mensual, dando el tiempo conforme a la ley para montar el siguiente mes, que procede cuando sin haber sido cancelado el anterior se vence el mes siguiente.

La facturación promediada es tan injusta, atentatoria como ilegal; cobrar un mes adelantado, cuando no se sabe cuál será el consumo del mes no transcurrido, es un acto que trasciende al delito, por constituir una truhanería que en buen castellano equivale a un robo descarado, acción propia de alguien que roba algo y se siente satisfecho. Hay que desescalar los atropellos que EEH ha estado cometiendo contra las empresas, contra los usuarios residenciales, contra los hogares de la ciudadanía en general, contra la economía hondureña y contra toda la nación, porque al atropellar a unos y otros, esta empresa ya no es la solución para la distribución de la energía, con la truhanería confesa después de escuchar a su principal ejecutivo aceptando que facturan promediando conforme los últimos tres meses, queda expuesto a la luz pública que Energía Honduras lejos de ser solución, ahora no solo es parte sino que ha agigantado el gran problema de tener un deficiente sistema de energía eléctrica.

Con semejantes defectos en el procedimiento de EEH, el Congreso Nacional debe revisar cuanto antes el irregular proceder de esta empresa colombiana, y revocar la inconstitucional disposición en que se ampara para abusar del pueblo y de las empresas hondureñas.

Es una lástima, porque la que en un principio parecía ser una empresa seria que ofrecía salidas al problema eléctrico, poco a poco fue mostrando sus bien afiladas fauces para atacar la economía de las empresas y los usuarios, promediando la facturación y cobrando mes por adelantado en base al promedio, soberanos abusos que de remate son inconstitucionales. Queda en manos del Congreso Nacional revocar la disposición que faculta a EEH a triturar a los hondureños. Y al Gobierno de la República, a que de una vez por todas cumpla sus advertencias contra esta empresa supremamente abusiva, que tiene bien muy bien ganada su salida de Honduras.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 15 de abril de 2020.