Tres reos escapan de la Penitenciaría Nacional a plena luz del día

septiembre 11, 2013

A plena luz del día se escaparon ayer tres reclusos de la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto, ubicada en Támara, al norte de la capital de Honduras. Sin embargo, los custodios se dieron cuenta de ello hasta esta mañana, cuando pasaron lista a los internos. El primero de los internos fue identificado como Santos Tomás Ordóñez Ordóñez (29), quien ingresó al centro penal el 4 de septiembre de 2012 al ser acusado por el delito de robo. Otro de los presos que se escapó es Orlando René Ávila Mejía (21), alias “El Trigueño”, sentenciado a 15 años de cárcel por el delito de tráfico ilegal de drogas. El tercer prófugo es Rony Alexander Espinoza Madrid (35), quien ingresó al presidio el 10 de diciembre de 2009, acusado por los delitos de homicidio, uso indebido de uniformes e insignias y portación ilegal de armas. No estaba sentenciado.

Los tres reclusos eran parte de la población carcelaria del módulo Procesados 2 y Sentenciados 2. De manera preliminar se informó que la fuga se habría dado a las 3:00 PM, por la posta número ocho, la cual estaría a cargo de los elementos de las Fuerzas Armadas de Honduras. Por si fuera poco, los tres reclusos pudieron pasar por los dos anillos de seguridad instalados por los miembros del Ejército. Las autoridades penitenciarias desconocen la circunstancia en que los tres presos lograron burlar la seguridad del recinto carcelario.



Mientras tanto realizan las investigaciones para determinar si los presos tuvieron la colaboración de algún miembro policial y militar. Desde el pasado 5 de agosto los miembros de las Fuerzas Armadas son parte de los encargados de la seguridad en los centro penales de Támara y San Pedro Sula, en donde se reportaron enfrentamientos que dejaron varios reclusos muertos y heridos .Los militares instalaron dos anillos de seguridad, usando detectores de metales, mientras el Escuadrón Canino Antidrogas hacía labores para evitar el ingreso de drogas y armas que terminaban en manos de los presos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *