Tras escapar, «El Chapo» enfrenta a un narcotráfico distinto

julio 21, 2015

El capo del narcotráfico más poderoso de México, Joaquín «El Chapo» Guzmán, tiene bastante trabajo por delante luego de escaparse de la cárcel pues el negocio del narcotráfico ha cambiado radicalmente durante los 17 meses que estuvo preso.
Los cárteles enemigos han sido derrotados y las luchas internas entre facciones del cártel de Sinaloa, del que Guzmán es jefe, dejaron decenas de muertos en La Paz y Los Cabos, enclaves turísticos de la península de Baja California.
Un nuevo cártel internacional de las drogas ha surgido, se ha fortalecido rápidamente y está librando una feroz batalla contra soldados y policías mexicanos en la zona occidental del país, al punto que usó un lanzagranadas para obligar a descender a un helicóptero, lo que contrasta con el estilo corporativo de «El Chapo» a la hora de manejar su empresa criminal.
Cárteles mexicanos y colombianos ahora trabajan con pandillas de Centroamérica y se han apoderado de algunas de las rutas que el capo de Sinaloa usaba para transportar la droga.
En silencio, Guzmán se fugó de la cárcel de mayor seguridad de México hace poco más de una semana, al sumergirse en un agujero construido debajo de la ducha de su celda y recorrer un túnel de más de un kilómetro y medio (una milla) en una especie de motocicleta.
Ahora, aliados y enemigos están a la espera de ver cuál será su próximo movimiento.»Creo que va a querer recuperar el control» de su imperio, dijo Jack Riley, de la agencia de lucha contra las drogas de Estados Unidos (DEA, según sus siglas en inglés) de Chicago.
«Es una de las razones por las que dudo que se vaya del país».Documentos internos de la DEA, obtenidos por The Associated Press, indican que mientras el «Chapo» estuvo preso, el cártel de Sinaloa fue dirigido por varios de sus principales allegados como Ismael «El Mayo» Zambada García, Rafael Caro Quintero y Dámaso López Núñez, así como por uno de sus hijos, Iván Archivaldo Guzmán Salazar.
Se cree que el propio «Chapo» seguía dando órdenes desde la cárcel a su hijo y a otros miembros del cártel «a través de los abogados que lo visitaban y tal vez desde un teléfono celular suministrado… por guardias corruptos», señala el documento.



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *