Trampa a la vista

agosto 18, 2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El intento de aprobar a matacaballo el dictamen para reformar la Ley de Defensa y Seguridad Nacional lleva el oscuro propósito de concentración de un altísimo poder en la persona que sea designada para ejercer como secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, que no se necesita ser “el genio de la mesa redonda” para saber qué personaje político de confianza sería designado por la Presidenta Xiomara Castro para convertirse en el eje central de los poderes militares y policiales de Honduras.



La intentona, que fue parada en seco por la mayoría parlamentaria liberal, PSH y nacionalista, es producto del imprudente irrespeto a la nación, a la ley y a las instituciones, de una camarilla de diputados que hace los mandados del coordinador de LIBRE, que por supuesto es el que está detrás de todas estas trampas que buscan desestabilizar el precario equilibrio que tiene el Congreso Nacional.

Centralizar todo el poder que aglutina el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad Nacional, es un evidente golpe técnico contra el mismo gobierno de Xiomara Castro, porque quien ostente tanto poder se convertiría en el “hombre fuerte” al estilo de Hugo Chávez o Fidel Castro, figuras legendarias que pasaron a la historia como dragones devoradores que escupían poder.

El politólogo Graham Allison escribió una obra que título “La Trampa de Tucídides”, basado en la tesis histórica de cuando una fuerza emergente amenaza con engullir a otra que está en decadencia. Mel Zelaya cree que todos los partidos políticos: Partido Nacional, Partido Liberal y PSH son inferiores, porque quienes los dirigen son tontos, porque nadie de los tres partidos tiene el alcance de la ambición con la que el pretende llevar a cabo su aventura de adueñarse de Honduras.

Por eso es que viene hilvanando una intentona tras otra, primero fracaso al querer incoar juicio político contra el actual presidente de la Corte Suprema de Justicia y el Fiscal General de la Republica. En la segunda intentona no pudo apoderarse del Comisionado Nacional de Derechos Humanos, y en la tercera, anoche, no pudo imponer la aprobación en un solo debate de la reforma de la Ley del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad Nacional, con lo que hubiera dado un golpe bajo que le permitiría asumir el mayor control de poder militar y policial, con el que podría deponer a la misma presidente Xiomara Castro, sin tener que calvariar con la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente.

Sin duda alguna, que, más que sed, hay una avaricia de poder en el coordinador de LIBRE, que por lo pronto no pudo satisfacer, porque el bloque mayoritario de diputados formado por liberales, nacionalistas y de PSH, le dio un fuerte golpe de nariz que le ha de haber dolido a Mel Zelaya.

Aunque por fortuna, los diputados liberales, nacionalistas y del PSH han entendido a tiempo cuales son las intenciones del coordinador de LIBRE, corresponde a la opinión pública hondureña, tanto la que ha estado denunciando de frente las intenciones de LIBRE de querer controlarlo todo, como aquella que sospechosamente se ha quedado callada o divagando en cosas intrascendentes, reiterar que no podemos tolerar las pretensiones del coordinador de LIBRE de “refundar negativamente a Honduras”, para que deje de ser una nación “verdaderamente libre” y pase a ser un país refundido en el temor y el miedo, con el que se ha pretendido acallar las protestas naturales de las personas que reclaman sus derechos sociales al ser ultrajados o despedidos de sus puestos de trabajo.

La postura de los diputados liberales, nacionalistas y del PSH responde a una autentica resistencia al surgimiento de una nueva dictadura de corte autoritaria, que pretende imponer un gobierno por tiempo indefinido como el de Cuba, Venezuela y Nicaragua. Mel Zelaya ha querido poner en practica la teoría de la Trampa de Tucídides, al creer que tanto el Partido Liberal, como el Partido Nacional y el PSH son partidos en decadencia, con líderes decadentes y cobardes, que se asustan al solo oír el nombre de Mel Zelaya. Para su sorpresa, esta vez no ha habido estupor ni pánico en los tres partidos mencionados, la mayoría parlamentaria ostentada por las tres bancadas de oposición le han dado en la mera nariz a Mel Zelaya.

Y lo han hecho sin aspavientos ni coartadas ni provocaciones, solo han dicho que cualquier atentado a la democracia no pasara en el Congreso Nacional. El coordinador de LIBRE no puede acusar de nada a quienes defienden la libertad, que es lo que han hecho los diputados liberales, nacionalistas y del PSH. La Trampa de Tucídides que quiso poner en práctica Mel Zelaya no le resultó hasta ahora. Los diputados liberales, nacionalistas y del PSH tienen el respaldo de la opinión pública hondureña. Y cuando asumimos esta posición no estamos jugando el papel de provocadores, porque defender la libertad no puede ser nunca una provocación.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 18 de agosto de 2022.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum