Tomas de posesión en Honduras: ¿en el Estadio o austeras como en el primer mundo? (VIDEO)

enero 12, 2018

¿Debemos seguir manteniendo la costosa y dilatada ceremonia de toma de posesión en el Estadio Nacional, o debemos evolucionar? ¡Hagamos la del 27 de enero como se hace en las naciones civilizadas y desarrolladas: austeridad y a trabajar!

Redacción

El 27 de enero es una fecha histórica para Honduras… Será la primera vez, tras el retorno a la democracia en 1981, en que tomará posesión un presidente reelecto… Será Juan Orlando Hernández, quien en 2014 ya prestó juramento en un abarrotado Estadio Nacional. Pero ¿debemos seguir manteniendo esas costosas y dilatadas ceremonias, o debemos evolucionar? ¿Cómo las hacen las naciones civilizadas y desarrolladas?



Para muestra, varios botones. En Estados Unidos es el Capitolio, la sede del Congreso en Washington, quien alberga la ceremoniosa toma de posesión del Presidente. En Canadá, el Primer Ministro jura el cargo en el Rideau Hall, en Ottawa, residencia del Gobernador General, representante de la reina de Inglaterra. En México, el acto de juramento conocido como la protesta presidencial se lleva a cabo en el Congreso, aunque la última vez se realizó en la casa de gobierno, el Palacio Nacional.

Honduras ya no es el país más violento de Centroamérica (VIDEO y DATOS)

Mientras tanto, en Europa, la tradición es más austera. En Alemania, los Cancilleres prestan juramento ante el Bundestag, el Parlamento Federal encargado de elegirlos, y cuya sede está en Berlín, en el histórico edificio del gobierno conocido como el Reichstag. En Inglaterra, el Primer Ministro electo por la Cámara de los Comunes acude al Palacio de Buckingham, en Londres, donde recibe el encargo de la reina de formar gobierno. Y en Francia, el Presidente toma posesión en un acto celebrado en el Palacio del Elíseo, en París, la propia residencia oficial desde el siglo XVIII.

Ejemplos hay muchos, pero las grandes naciones, las potencias desarrolladas, coinciden en ahorrarse la fastuosidad. ¿Por qué no imitar al primer mundo? Tengamos muy en cuenta que el actual momento nos obliga a evolucionar, querramos o no…

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *