Texas ejecuta al mexicano Edgar Tamayo

enero 23, 2014



Pese a todos los intentos por impedirlo, el preso mexicano Edgar Tamayo, de 46 años, condenado a muerte por el asesinato de un policía en 1994, fue ejecutado mediante inyección letal en la cárcel de Huntsville (Texas), según han confirmado las autoridades de la prisión.

Apenas unas horas antes, el Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó el recurso de última hora presentado por sus abogados, que habían presentado «nuevos argumentos» al alto tribunal, que ordenó que la ejecución continúe su curso.

La ejecución, que estaba prevista para las 18.00 hora local del miércoles (01.00 en España), fue suspendida temporalmente, pero tres horas después se dio a conocer la decisión definitiva del tribunal, que fue acatada poco después. En la sala de testigos esperaban el pronunciamiento familiares de la víctima, mientras en el exterior de la prisión amigos y familiares del preso mexicano entonaban rezos y cánticos contra la pena de muerte.

En la sala de testigos esperaban el pronunciamiento familiares de la víctima, mientras en el exterior de la prisión amigos y familiares del preso mexicano entonaban rezos y cánticos contra la pena de muerte.

En las horas previas a la ejecución, Tamayo había confesado que estaba «preparado» para morir y que veinte años en el corredor de la muerte «son demasiados», según explicó el portavoz del Departamento de Justicia Penal de Texas, Jason Clark. Tamayo no pidió ningún menú especial a las autoridades de la cárcel y comió el que estaba disponible en la prisión: costillas de cerdo, arroz, verduras, maíz, café y té. (Fuente EFE).


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *