Teletón y la felicidad

diciembre 9, 2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Mientras realizábamos el programa “Análisis Internacional” con Juan Ramón Martínez, nos referimos a la grandeza de la Constitución de EEUU, misma a la que Trump le quiere poner fin, que es el único texto constitucional que propone como objetivo la felicidad del pueblo americano. Y como le prometí que iba a escribir un artículo sobre la felicidad, no hay momento más propicio que hacerlo cuando nos aprestamos a celebrar la 35 Teletón, evento que desde que nació bajo la inspiración de don José Rafael Ferrari, ha procurado la felicidad de miles de hondureños que han recuperado la felicidad gracias a los servicios de Teletón.



Todos queremos ser felices, pero, ¿cómo puede serlo una persona que por alguna circunstancia de la vida ha perdido su capacidad física? O que por haber nacido con algún tipo de discapacidad no logra tener la movilización para desplazarse y realizar las diversas actividades que son vitales para la subsistencia. La felicidad no depende de una anomalía, pero el hecho de estar sujeto a la inmovilidad limita a una persona a un punto fijo, hasta que surgió en la ciencia médica el concepto de rehabilitación física, que es la parte reparadora de la medicina que vino a devolver la felicidad a millones de personas. Cuando Jerry Lewis, el gran actor cómico estadounidense, que tuvo un problema en el seno de su familia, al vivir el drama de uno de sus hijos que quedo inválido, y al enterarse que había millones personas en las mismas circunstancia, emprendió una maratón televisiva a la que denominó Teletón, con el propósito de recaudar fondos para crear centros de rehabilitación especializados en los tratamientos a personas con algún tipo de discapacidad física.

De allí tomo la idea el animador chileno Mario Kreutzberger, conocido como DON FRANCISCO, que trasplantó la Teletón a Chile, país que también sufría el problema de millones de personas que necesitaban rehabilitación. En 1987, don José Rafael Ferrari nos convocó a un grupo de ciudadanos para hacer posible el Teletón en Honduras, con el propósito de crear un centro de rehabilitación en Tegucigalpa. La primera Teletón ese año tuvo un éxito tan abrumador, gracias a la credibilidad de Ferrari, que la recaudación permitió construir tres centros en forma simultánea: en la capital, en SPS y en Santa Rosa de Copán.

Desde entonces Teletón se convirtió, usando el emblema de un corazón feliz, en el símbolo de la felicidad en Honduras, porque cada evento ha tenido el respaldo del pueblo hondureño, de la empresa privada y de las autoridades. Teletón no tiene color político, por lo que todos los hondureños sin distingos, ni clases ni religión, todos los años es el evento que se convierte en la fuerza especial que logra aglutinar a los hondureños, de manera que si fuera posible replicar la mística de Teletón al resto de los sectores y a las demás actividades, posiblemente Honduras sería un país pleno de felicidad y los hondureños seriamos felices. Porque no es la multitud de bienes, ni las grandes sumas de dinero lo que hace posible la felicidad.

Aristóteles al preguntarse dónde estaba la felicidad, el mismo se respondía: la felicidad está en el logos, es decir, en la práctica de la reflexión y la generosidad. Con esa precisión, según el filósofo, el coraje y la generosidad es lo que proyectan en el hombre la felicidad. Es decir, para ser feliz el ser humano no solo tiene que huir del dolor o dedicarse a la búsqueda del placer, ambas cosas no les procuran la máxima felicidad a las personas. Hay algo más profundo, más sensitivo, que nos hace saborear la felicidad. Una persona es feliz cuando entra al ejercicio de procurar que otro semejante que padece una situación difícil logre superarla.

Y en eso radica la filosofía de Teletón a través de los tratamientos de rehabilitación, lograr que niños, adultos y personas mayores, vuelvan a valerse por sí mismo, para poder enfrentar las distintas actividades con las cuales pueden subsistir en la vida. En los tratamientos surge la autoayuda del paciente para tener mejores resultados, de manera que el éxito de la rehabilitación en Teletón tiene dos componentes: el buen trabajo del personal de los centros y el esfuerzo del paciente que pone alma, corazón y fe para que el tratamiento no sea un placebo sino una recuperación real.

Teletón no promete darle felicidad a las personas como un espejismo, les inyecta esperanza y fe a quienes reciben los tratamientos de rehabilitación y al final con los resultados, las personas hacen lo propio, y los que se esfuerzan por seguir las instrucciones que les da el médico especialista, felizmente alcanzan una mejoría que les permite enfrentar la vida productiva. En resumen, la terapia vital que se da a las personas en los centros Teletón, proporciona la sensación íntima de bienestar. A eso se le puede considerar alcanzar la felicidad. ¡Usted también puede alcanzar la felicidad contribuyendo con la Teletón!

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 9 de diciembre de 2022.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum