Teletón: un evento de adviento

diciembre 10, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Durante 34 años, desde 1987 hasta el 2021, Teletón ha sido un aprendizaje sentimental envuelto por la atmósfera especial que rodea a las cuatro semanas antes de la Navidad en la época de Adviento, cuando las luces navideñas nos traen los mejores recuerdos y las nostalgias de los momentos vividos. Entre esos momentos está aquel lejano 7 de diciembre de 1987, cuando en una gélida noche prenavideña comenzamos con la primera Teletón, una hermosa experiencia que nos ha permitido conocer y familiarizarnos con el impulso generoso del pueblo hondureño que ha sido el bastión para que la Fundación Teletón continúe con la labor de sostener los 6 centros de rehabilitación en toda Honduras.



Es en esta fecha de Navidad, cuando las luces encienden la generosidad de los hondureños, que Teletón acude a tocar las puertas del alma del sector empresarial que ha sabido responder al llamado para hacer posible la recaudación de la meta fijada para seguir operando los centros de rehabilitación en Tegucigalpa, SPS, Sta. Rosa de Copán, La Esperanza, Choluteca y Catacamas, más las extensiones que funcionan en colaboración con algunas organizaciones y empresas locales para ampliar la cobertura de atenciones a nuestros hermanos que padecen algún tipo de discapacidad física.

Si hay muchos hondureños que requieren algún tipo de rehabilitación, habrá necesidad que los centros Teletón sigan funcionando, porque el Estado no tiene la capacidad suficiente para procurarles atención, igual que sucede en EEUU, en Chile, en México, en Colombia y en muchos otros países donde funciona Teletón, proporcionando asistencia y tratamientos de rehabilitación. Los centros de rehabilitación en Honduras no se han parado, aún en la pandemia, a pesar de que supone un riesgo manifiesto para el personal, que es digno de admiración, porque ni médicos, ni enfermeras ni fisioterapistas que atienden padecen de la banalidad que hay en otros ambientes, por razones comprensibles que vuelven a la gente temerosa de contagiarse por el COVID-19.

Toda la generosa donación que el pueblo hondureño y las empresas entregan en esta fecha a la Teletón es manejada con absoluta pulcritud y transparencia por la directiva de esta organización que trabaja en base a la filosofía del voluntariado, que vela por la correcta inversión de cada lempira que se percibe en el evento Teletón, en donde se trabaja sin dar cabida al mínimo despilfarro, sabiendo que los hondureños y las empresas aportan confiando  que al frente de Teletón hay personas responsables que gozan de absoluta credibilidad. Hoy, saldrán a las calles y a los centros comerciales  los botellones confiados a elementos de organizaciones que también gozan de credibilidad, para recolectar la donación individual de nuestros compatriotas, porque Teletón ha creado la cultura de la confianza que es básica para poder seguir adelante con los centros de rehabilitación, de manera que en Teletón se abren las puertas para que igual que una empresa done una suma considerable, también lo puedan hacer los hondureños dentro de su capacidad, sin importar la cantidad, porque lo importante es la voluntad con que los hondureños depositan desde un lempira en adelante para sentir la satisfacción de que todos nos identificamos a la causa de la rehabilitación.

En cada Teletón siempre hay cosas nuevas, siempre hay sorpresas, y nuevas experiencias, pero lo que es común en todos los teletones es el entusiasmo con que los organizadores empiezan el evento hasta el último momento en que el presidente de la Junta Directiva confirma el monto recaudado que siempre ha cumplido la meta propuesta. En estos últimos dos años, el presidente de la Fundación Teletón, Licenciado Rafael Villeda Ferrari, y toda su junta directiva que le acompaña y apoya, ha sabido cumplir con el legado que le heredó su tío, el recordado y querido don José Rafael Ferrari, cuya memoria ha sabido honrar al recoger la causa de Teletón y sostenerla con la responsabilidad que caracteriza a un profesional, joven y competente.

El nuevo presidente de Teletón ha sabido conducir estos últimos teletones en medio de una pandemia intimidante, y con el apoyo de sus directivos ha logrado sacar adelante el evento que es básico para sostener la operación de los seis centros de rehabilitación. Teletón se ha convertido en un evento que une a la familia hondureña en los momentos más difíciles, y esto lo ha logrado porque los hondureños consideran a Teletón como el evento de la pureza y de la familia, porque su filosofía es no perder la inocencia que caracteriza a las personas y a las instituciones que nacen para servir, desposeídas del egoísmo y la envidia que corroe a personas que nunca han hecho el esfuerzo por ayudar y servir a quienes lo necesitan.

Este tipo de gente que malgasta su tiempo haciendo críticas a todos lo que hacen algo por los que necesitan un brazo de apoyo, también es bienvenida en los centros Teletón. Porque esa es la grandeza de Teletón, desde que naciera en aquel lejano 7 de diciembre de 1987: servir a todo aquel que necesite rehabilitación. Esta es la tradición de Teletón, salir al rescate de las personas que sufren algún tipo de discapacidad para ayudarles a recuperase para volver a sentirse personas útiles a su familia y a Honduras.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 10 de diciembre de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.