Tegucigalpa: a punto de derrumbe…

febrero 22, 2017

Tegucigalpa – A pesar del notable desarrollo que se puede percibir en los últimos años dentro del Distrito Central,  con la edificación de estupendas y nuevas infraestructuras, así como los llamativos e imponentes puentes a desnivel que hoy adornan las  principales calles del casco urbano de la capital de Honduras. El terror del caos acecha.

La falta de educación en temas de gestión de riesgos es el principal propulsor de cientos de problemas que tienen que ver con el suelo.



De acuerdo con Magali Montero, directora de Gestión de riesgo en COPECO, entre el 70 y el 80% del territorio capitalino esta cubierto por fallas geológicas activas y no activas.

De ese total, el 50% del territorio ya esta siendo afectado debido a las condiciones de irregularidad, y podría estar propenso  a sufrir un deslizamiento en cualquier momento si no se toman las medidas de precaución necesarias.

“Sabemos que tenemos una buena porción de Tegucigalpa, es más, el Distrito Central tiene una alta inclinación,  tenemos muchas pendientes, terrenos muy irregulares pero sin ánimos de alarmar a la ciudadanía, mas de un 50% esta afectado por estas condiciones de irregularidad en el terreno,  mientras que las fallas geológicas entre activas y no activas, si cubren un 70% o 80% del territorio…” aseguró la experta.

Aunque es bien sabido que vivimos sobre un suelo de alta vulnerabilidad, muchas veces los deslizamientos de tierra  no se deben únicamente al las condiciones naturales del terreno, sino,  por las modificaciones que irresponsablemente vamos haciendo sobre el mismo.

Aprender a convivir con el problema

 “El problema es tan grande, que es mejor aprender a convivir con el”…  aseguró el rector de la  Universidad Politécnica de Ingenieros (UPI) Luis Eveline, ya que según él, realizar una reubicación de todas la familias propensas a sufrir por un deslave a consecuencia de una falla geológica, sería muy costoso.

Según el rector de la única universidad en el país con la carrera de geología, la parte mas afectada del distrito central es la zona noreste.

Pero el problema no está presente solo en las periferias, sino que también en complejos residenciales de clase alta. Cabe destacar que existen en el país alrededor de 1,200 zonas identificadas como terrenos deslizables, zonas propensas que con el menor movimiento sísmico se podrían activar.

Los barrios donde se considera que hay mayor peligro de un deslizamiento son: el cerro El  Berrinche, El Bambú, El Reparto, Ciudad del Ángel, Miraflores Sur y Loarque. La misma situación ocurre en la Izaguirre, los barrios ubicados al noroeste capitalino y los asentamientos establecidos en la salida a Danlí.

Según investigaciones de la UPI, más de 500 mil ciudadanos viven en zonas con riesgo a deslizamientos en un área de 400 kilómetros cuadrados. Entre las evidencias encontradas en todos estos sectores destacan severos agrietamientos, pequeños deslizamientos de tierra, rocas desprendidas, saturaciones y filtraciones de agua.

Recomendación

Para evitar problemas de deslaves en la zona que usted habita, puede hacer lo siguiente:

  1. Investigue la situación de su zona si usted esta por emprender un proyecto de vivienda.
  2. Avocarse a las oficinas especializadas en esos temas.
  • Oficina de gestión de riesgo de la alcaldía.
  • Y también las oficinas regionales de COPECO.
  1. Reportar las zonas de fuga de agua en su comunidad para evitar deslizamientos.
  1. Si va a realizar alguna excavación Solicite orientación sobre su terreno.

Aunque es bien sabido que vivimos sobre un suelo de alta vulnerabilidad, muchas veces los deslizamientos de tierra son causados por las modificaciones que irresponsablemente vamos haciendo sobre el mismo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *