Solidaridad del gobierno llevó ayuda humanitaria y reconstrucción a afectados por ETA Y IOTA en una amplia respuesta ante la emergencia

enero 10, 2022

Tegucigalpa, Honduras 

Operaciones de rescate, de limpieza y de reconstrucción, dinero en efectivo por medio de bonos, ayuda humanitaria Vida Mejor y rehabilitación de vías son algunas de las acciones realizadas por el Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández para ayudar a las personas afectadas por las tormentas Eta y Iota.



Según datos de la Secretaría de Finanzas (Sefin), un total de 798 millones de lempiras se ejecutaron para atender esta emergencia que sucedió en noviembre de 2020.

“Con mi familia fuimos muy afectados por las tormentas, pero gracias a Dios estamos bien, no perdimos vidas y las cosas materiales se pueden recuperar. Estamos contentos con esta ayuda”, indicó Eliel Pineda, en Omoa, departamento de Cortés, uno de los municipios afectados por el doble embate climatológico.

Pineda fue una de las 437 mil personas afectadas por las tormentas tropicales en el territorio nacional.

Para dar atención a los hondureños que perdieron sus pertenencias y cuyas viviendas fueron dañadas, se establecieron más de 2 mil albergues y se intervinieron unas 80 comunidades afectadas, beneficiando a casi 90 mil personas. Esta atención requirió una inversión de 74 millones de lempiras que correspondieron solo al establecimiento de albergues.

PROGRAMAS SOLIDARIOS

Mediante la creación de los programas Fuerza Honduras II, No Están Solos y Honduras se Levanta, el Gobierno atendió a los hondureños que fueron afectados por Eta y Iota.

La Operación No están Solos comenzó el 7 de noviembre de 2020 realizando rescates, habilitación de albergues, entrega de alimentos, limpieza de zonas afectadas, reconstrucción e higienización de viviendas para auxiliar a 300 mil damnificados.

“No estamos solos y lo estamos viendo con esta ayuda. Esta es una ayuda real, la estamos recibiendo y sin importar color, religión y otras cosas”, dijo Carlos Valdez, residente en Potrerillos, Cortés, quien recibió un paquete de ayuda humanitaria.

Esta operación contó con la veeduría social del Foro Nacional de Convergencia (Fonac), entre otras instituciones no gubernamentales y de sociedad civil. La operación Fuerza Honduras se desarrolló por parte del Gobierno central a través de transferencias de emergencia a las municipalidades.

Además, se designó a Copeco para realizar las evaluaciones de daños y definir prioridades a atender en cuanto a las necesidades de las personas albergadas, rehabilitación vial, daños a las viviendas, así como otros que perjudican la rehabilitación económica y social.

En tanto, la estrategia de país Honduras Se Levanta fue orientada a reactivar la economía a través de la promoción de emprendimientos y microempresas, generando empleo, e impulsada por el Servicio Nacional de Emprendimiento y Pequeños Negocios (Senprende) y la participación de organizaciones que trabajan directamente con las comunidades.

En apoyo al sector agro, uno de los más golpeados, el Gobierno distribuyó Bonos de Solidaridad Productiva para la reactivación de unidades productivas post Eta y Iota en 17 departamentos del país. Asimismo, 91 mil 778 productores de 220 municipios del país recibieron el Bono Cafetalero, además de paquetes de bioseguridad.

De igual forma, se invirtió en obra de infraestructura en las zonas más afectadas entre estas en Yoro, Lempira y Choluteca y la zona central, Intibucá, Santa Bárbara, Copán y Ocotepeque.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *