Sin acatamiento a las instituciones

septiembre 1, 2017

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Los jóvenes universitarios del MEU han anunciado su irreverencia a la disposición emanada del Congreso Nacional, y estar dispuestos a mantener tomadas las instalaciones universitarias en una respuesta arrogante y desconocedora de los principios de autoridad. Una respuesta así solo procede de los anarquistas y esto habla muy mal de estos jóvenes que están pasando a la historia como los líderes de una nueva generación que nació para no atender las disposiciones legales y desconocer, por tanto, el principio de autoridad que emana de las instituciones.



Estos jóvenes están fabricándose para ellos un futuro incierto, porque con el carnet de vida con que se están inscribiendo de aquí en adelante, en pocos años difícilmente podrán abrir las puertas para encontrar oportunidades para progresar. Los anarquistas son los seres que por naturaleza se aíslan en un pequeño mundo donde ni los grillos pueden ver la luz de las oportunidades, porque se forjan para oponerse a todo, para desconocerlo todo, para hacer el mayor daño posible cuando por ley no se les puede atender sus caprichosas peticiones.

Deben reflexionar estos jóvenes que hoy son apenas estudiantes o pasantes de una carrera, porque más tarde tal vez se gradúen algún día y entonces verán que su futuro estará constreñido a un pequeño espacio dentro de aquellas organizaciones que viven y trabajan para dañar a Honduras. Ese no será un futuro glorioso para ellos, pero como es el que están escogiendo desde ahora, alguien debe decirles que por la ruta que van, únicamente están apuntando al corazón de la maldad, en que toda la capacidad que demuestran ahora, es para desconocer la ley, para violar la ley y para ignorar la validez de las instituciones. Y con estas credenciales, estos jóvenes serán entonces los líderes del desorden, los que solo servirán para darle vuelta a la tuerca y socarla, para impedir que las cosas funciones en beneficio de las mayorías.

Como están haciendo su vida hasta hoy, los jóvenes del MEU siguiendo el patrón de conducta de los radicales que vemos en Venezuela negándole a la mayoría su derecho a vivir en democracia, son una mala y sucia copia, porque ni siquiera hacen el intento de reconocer que de sus peticiones el Congreso les reconoció varias, solo que no puede entregarles el manejo y dirección de la UNAH, porque es imposible pensar que una universidad quede en manos de estudiantes con pretensiones fuera de toda razón.

Con una prédica repleta de arrogancia, los jóvenes del MEU desnudaron sus verdaderos propósitos, tras de los cuales está el partido LIBRE con dirigentes incrustados en ciertos cuadros de la docencia universitaria, donde hay profesores con una mentalidad plagada de sectarismo y radicalidad. A ellos no les afecta una espinilla el sufrimiento de los estudiantes y padres de familia, que padecen por el cierre de actividades. Buscan un objetivo eminentemente político, trazado por el máximo dirigente del Partido Libre, que por cierto, hizo un alarde recientemente que si no le daban lo que quería en el TSE, en Honduras no habría tranquilidad social. Esa amenaza la está concretando apoyando a los jóvenes del MEU, entre los que hay aspirantes a diputados por LIBRE.

Ante esta conducta recalcitrante de los jóvenes del MEU, ¿qué viene ahora? No les queda más remedio a las instituciones y a las autoridades proceder como manda la ley. Porque no es procedente que se les permita a los jóvenes del MEU entrar en una especie de paralela contando con la complicidad de ciertos profesores que distan mucho de ser catedráticos universitarios por su trayectoria llena de sectarismo, que se aprestarían para organizar las actividades académicas a su manera, algo que solo compete a las autoridades universitarias.

Esta seudo reanudación de actividades académicas como lo pretenden los jóvenes del MEU, no tendría ni la validez ni la legalidad, porque sencillamente no tienen la investidura ni la capacidad para ejercer como sustitutivos de la autoridad legítima de la UNAH. Pero, de los anarquistas hay que esperar este tipo de conducta, porque lo suyo es desconocer la ley, ignorar las autoridades e imponer sus caprichos y arbitrariedades. Y abusar lo más que se pueda de los derechos de los demás.

Este es el gran mérito con que entran a la vida profesional los jóvenes del MEU, brillando con el factor que tienen en común los militantes de movimientos y partidos identificados con el comunismo, el fascismo, el nihilismo y el socialismo.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 1 de septiembre de 2017.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *