Segunda caravana con 170 migrantes hondureños cruza a Guatemala rumbo a EEUU

febrero 1, 2020

Los primeros en salir están madrugada hacia Agua Caliente, alrededor de 50, caminaron varios kilómetros y en algunos tramos fueron llevados en diversos tipos de vehículos, incluidos camiones, hasta el punto fronterizo.

Guatemala

Más de un centenar de inmigrantes hondureños que integran la segunda caravana que ha salido este año cruzaron este sábado el punto aduanero de Agua Caliente, fronterizo con Guatemala, con el objetivo de llegar a Estados Unidos o México, según declararon varios de ellos a Efe.



Los inmigrantes salieron el viernes desde la terminal de autobuses interurbano de San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante de Honduras, en un recorrido de cerca de 300 kilómetros entre esa ciudad y Agua Caliente.

El viernes la caravana, en pequeños grupos, llegaron hasta la ciudad de Nueva Ocotepeque, donde pernoctaron en el Centro de Atención al Migrante y en las áreas verdes de la plaza central de la ciudad.

Los primeros en salir están madrugada hacia Agua Caliente, alrededor de 50, caminaron varios kilómetros y en algunos tramos fueron llevados en diversos tipos de vehículos, incluidos camiones, hasta el punto fronterizo.

Muchos de ellos, según constató Efe en el punto migratorio, hicieron su registro legal para cruzar a Guatemala.

LOS MENORES NO PUEDEN SALIR SIN PASAPORTE Y PERMISO DE PADRES

En el punto migratorio funcionan dos ventanillas, una de Honduras y otra de Guatemala, en la que no tienen problemas los ciudadanos hondureños mayores de edad que portan su carné de identidad, pero sí los que viajan con niños o adolescentes, para quienes se exige que tengan un pasaporte vigente y la autorización de sus dos padres para poder salir del país.

La caravana, que avanzó varios kilómetros unida desde San Pedro Sula, se fue dispersando y en algún momento hubo diferencias por liderazgos entre los jóvenes que la encabezaban, relató a Efe Gerardo Alonso Muñoz, quien durante un buen tramo encabezó la caravana arropado con una bandera representativa de la selección de Honduras, el único emblema que portaron los inmigrantes.

Muchos de ellos iban enfundados con camisetas con la letra H, que simboliza la camisa de la selección nacional de fútbol de Honduras.