Según estudio, no todos los portadores de Covid transmiten el virus

junio 12, 2020

Evidencia de los «supercontagiadores» sugiere un cambio de pensamiento

EEUU

Después de muchos debates y esfuerzos por saber específicamente cómo se transmiten el virus, un nuevo estudio propone que existen personas, la mayoría, que no lo propagan una vez contagiados; otros, que no son tantos, llegan a contagiar a muchos, les llamas «supercontagiadores».



Es un fenómeno que al principio parecía anécdotas anómalas: un gran brote de una práctica del coro de Washington, una megaiglesia de Corea del Sur, una boda en Jordania, pero se ha convertido en una característica fija del nuevo coronavirus, SARS-CoV-2. Y los investigadores han comenzado a determinar las cifras para ello.

Según los datos que se han ido acumulando, tan poco como el 10 o 20 por ciento de las personas infectadas con SARS-CoV-2 pueden ser responsables de alrededor del 80 por ciento de la transmisión. Por otro lado, un sorprendente 70 por ciento de las personas infectadas pueden no transmitir el virus a nadie, según lo sugieren algunos datos.

¿Quién se convertirá en el llamado superpropagador y por qué todavía hay incógnitas? ¿Es algo sobre su biología? ¿Algo sobre su infección? ¿Algo sobre su comportamiento? ¿Alguna combinación de esos factores? Los expertos no lo saben. Pero, argumentan, sabemos lo suficiente como para detener los eventos de superpropagación y potencialmente frenar la pandemia.

Los eventos de superpropagación tienden a ocurrir en entornos específicos: grandes reuniones sociales, discotecas bulliciosas, lugares de trabajo abarrotados. Instancias en las que una persona altamente contagiosa puede contagiar a muchos otros en poco tiempo.

«Es muy difícil identificar un superpropagador individual», le dice a la revista Ars el Sr. Barry Bloom, un distinguido profesor de salud pública en Harvard. «No es difícil identificar eventos que reúnen a un gran número de personas en un espacio pequeño y cerrado».

Benjamin Cowling, un epidemiólogo y experto en bioestadística con sede en Hong Kong, está de acuerdo. Cowling y sus colegas estudiaron recientemente la transmisión en Hong Kong, y descubrieron que los eventos de superpropagación impulsaron la transmisión local. En un artículo de opinión reciente, él y un colega argumentan que las políticas de salud pública destinadas a detener la pandemia deberían centrarse en detener la superpropagación.

«El crecimiento de la epidemia se puede controlar con tácticas mucho menos disruptivas, social y económicamente, que los bloqueos prolongados u otras formas extremas de distanciamiento social que gran parte del mundo ha experimentado en los últimos meses», escribieron los investigadores.

Las Cs de la transmisión

En un correo electrónico enviado a la revista Ars, Cowling desarrolló esta idea un poco, señalando que «las medidas que abordan específicamente a la superpropagación son aquellas que reducen o evitan grandes reuniones de personas», como aquellas para reducir la densidad de personas en las escuelas y lugares de trabajo.

Las medidas que no están específicamente dirigidas a la superpropagación, señaló, «son aquellas como pedirles a todos que se queden en casa tanto como puedan, a pesar de que muchos lugares de trabajo y entornos sociales no son lugares en los que podría ocurrir la superpropagación «.

En el artículo de opinión, Cowling señaló que Japón, que ha sido relativamente exitoso en el manejo de la pandemia, ha empleado una política la anti superpropagación llamada las tres C: evitar (1) espacios cerrados con poca ventilación, (2) lugares concurridos y (3) contacto cercano, como conversaciones de corto alcance. El riesgo de superpropagación es mayor en situaciones con las tres Cs.

Cuando Cowling y sus colegas estudiaron la transmisión en Hong Kong, que en ese momento tenía 1.038 casos, descubrieron que esas tres C parecían destacarse. La superpropagación jugó un papel descomunal en la transmisión local, con grandes grupos de casos vinculados a la superpropagación en bares, bodas y templos. Otros grupos vinculados a fiestas de trabajo, karaoke y cenas.

En general, 539 (52 por ciento) de todos los casos de Hong Kong estaban vinculados a uno de los 135 grupos, mientras que 449 casos fueron importados esporádicamente y 50 fueron casos locales fortuitos no vinculados a ningún grupo. Y de 349 infecciones locales, 196 estaban vinculadas a solo seis eventos de superpropagación. En un evento de superpropagación, una sola persona parece haber infectado a otras 73 personas en un grupo que eventualmente incluyó 106 casos en los bares donde se presentaban una red de músicos.

Colección de casos

En general, los investigadores calcularon que solo el 20 por ciento de los casos de Hong Kong fueron responsables del 80 por ciento de la transmisión. Otro 10 por ciento de los casos únicamente pasaron la infección a una o dos personas, principalmente en entornos domésticos. Y el 70 por ciento restante de los casos no transmitió la infección a nadie.

Sorprendentemente, cuando los investigadores observaron a las personas que se infectaron en eventos de superpropagación pero no infectaron a nadie más, solo el 27 por ciento terminó su infección en cuarentena. Los autores señalan que aunque Hong Kong no tenía un estricto bloqueo u orden de quedarse en casa, los residentes estaban siguiendo medidas de distanciamiento social, incluidas restricciones a las reuniones.

El gran papel de la superpropagación en los brotes no solo tiene implicaciones para las medidas de distanciamiento social en el público, sino que también informa a los funcionarios de salud pública sobre cómo responder a los casos, dice William Hanage, epidemiólogo de la escuela de salud pública de Harvard. Cambia el enfoque de los casos a la transmisión, dice.

Por ejemplo, cuando los rastreadores de contacto identifican un nuevo caso, deben asegurarse de no solo mirar hacia adelante y determinar con quién interactuó esa persona infectada y que podría enfermarse, sino también deben rastrear hacia atrás para tratar de descubrir cómo ese nuevo caso se contagió.

«Cuando identificas que ha ocurrido una transmisión, significa que debes redoblar tus esfuerzos para realizar pruebas y mirar por alrededor del paciente», dice Hanage a Ars. «Porque identificar una transmisión significa que es más probable que haya otras si las buscas». (arstechnica)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *