Se lanzó de un tobogán y murió decapitado; retiran los cargos contra dueños del parque

marzo 15, 2019

Caleb Schwab tenía 10 años cuando murió

 

Kansas City, Estados Unidos



La trágica historia que involucra a Caleb Schwab, niño de 10 años que falleció al lanzarse de un tobogán, el más grande del mundo, llamado «Verruckt» de 168 pies de alturas, ubicado en el parque acuático Schlitterbahn de Kansas City.

En el año 2016, el jurado señaló culpables a los dueños del parque por la muerte del menor de edad, argumentando que debieron ser conscientes de que el juego era extremadamente peligroso.

No obstante, el pasado viernes 8 de marzo, el juez del condado de Wyandotte, Robert Burns, retiró los cargos, porque según él, el caso estuvo contaminado de pruebas engañosas.

«Sencillamente, a estos acusados no se les proporcionaron las protecciones de debido proceso y la justicia fundamental que exige la ley de Kansas», declaró, al referirse a la admisión de testimonios que afirmaba que no se cumplieron los estándares de la industria de la Sociedad Americanas de Pruebas y Materiales, características que la ley estatal no exigía cuando se construyó el Verruckt.

Y el juez agregó: «el hecho de que sea una tragedia no significa que sea un delito», ya que la forma en que el estado trató de establecer un delito, no se hizo correctamente».

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *