Santos Guápiles deja mudo al Olimpia

octubre 19, 2017

Con un tanto de Azofeifa, el Santos Guápiles venció al Olimpia en el silencioso Olímpico y da el primer golpe en la final de la Liga Concacaf

 

San Pedro Sula, Honduras



Jugar sin público afectó más de lo esperado al Olimpia. Nadie sabrá que hubiese pasado si el partido se hubiera jugado con afición y en el Nacional de Tegucigalpa, pero, teniendo en cuenta el bajo nivel de Los Leones ante el Plaza Amador y ahora con el Santos Guápiles, cualquiera apostaría a que el resultado sería diferente.

Los Merengues perdonaron. Apenas en los primeros minutos, Carlo Costly entró al área y en el mano a mano con el arquero quiso definir de vaselina un tiro que se fue desviado. Algo extraño en el Cocherito y prueba de que su ausencia ha calado en la puntería.

El turno le tocó a Roger Rojas. Un pase magistral de Alex López dejó al Roro en posición inmejorable. A diferencia de Costly, el atacante trató de asegurarla y le pegó con demasiada fuerza en lugar de colocarla. Simplemente no había fineza a la hora de culminar las jugadas.

Tenía pinta de ser goleada pese a los intentos fallidos. Santos Guápiles defendía mal y no amenazaba en ataque. Hasta que llegó el minuto 13, cuando Ever Solorzano estuvo a las puertas del gol, el cual fue negado por un Johnny Palacios puntual a la hora de barrerse limpiamente.

Por si fuera poco, Los Albos tampoco contaron con el buen arbitraje. Costly fue notablemente derribado al 22 en una ocasión accidentada en el área. La falta llega al Cocherito cuando éste intentó tirar, los Leones reclamaron en vano.

Como no podían concretar en jugadas elaboradas, Olimpia probó de larga distancia. Rojas buscó la redención con un pelotazo que Morales vomitó. Costly estaba al acecho y en posición adelantada para su detrimento.

Terminaba la primera parte y las sensaciones eran favorables para los de Carlos Restrepo. Todo lo hicieron bien, solo faltó lo más importante, hacer que el esférico cruce la línea.

Inició el complemento y eran los visitantes los que se animaban. Dixon, habilidoso e insistente, remató de larga distancia y sacó un susto cuando la pelota se fue ligeramente desviada. El encuentro al fin tenía tintes de final.

Otro elemento del cual hizo uso el rey de Copas, fue la fantasía. Algo desequilibrante como la “Costlyña” cambiaría el curso. El problema es que el movimiento también fue inesperado para los olimpistas ya que al momento de centrar, Costly encontró la soledad.

Al 59 Bryan Moya hizo acto de precencia con una muy buena jugada que terminó con remate peligroso. Dos minutos después vendría el batacazo. Wilmer Azofeifa se posicionó en los linderos del área y tiró a lo que salga. El esférico se topó con Quejada y descolocó a Escober que nada pudo hacer para detener el paso de la número 5.

Restrepo buscó darle movilidad al ataque con el ingreso de Carlos Will Mejía. Pero la mayoría de chances iban más cargadas de desesperación y ansiedad que de claridad y creatividad.

Olimpia jugó en silencio absoluto. No hubo júbilo en las gradas ni en el campo. Los Leones jugarán el próximo jueves el partido en Costa Rica para intentar darle vuelta a la serie. Allí sí tendrán afición pero en contra y con mucha efervecencia, ya que están a las puertas de un título internacional cuando ni siquiera han levantado la Copa en el torneo doméstico.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *