San Óscar Romero, el primer santo centroamericano

octubre 14, 2018

Roma, Italia

A 38 años de su asesinato, monseñor Óscar Arnulfo Romero ya es santo. Fue canonizado por el papa Francisco el domingo en Roma, en un acto al que asistieron miles de fieles salvadoreños cuyo sueño de verlo en los altares se hizo realidad poco más de tres años después de su beatificación.



Miles de peregrinos fueron testigos de la ceremonia en la que también participó el Arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas y el cardenal Gregorio Rosa Chávez.

Con la participación de más de 70 cardenales, 500 obispos y más de 3,000 sacerdotes de todo el mundo, a las 10:15 de la mañana en Roma (2:15 a.m. en Honduras), la Iglesia reconoció así la santidad ganada por este hombre de Dios a través de su vida, obras y sacrificio.

En San Salvador, miles de feligreses se regocijaron momentos después de que monseñor Romero fue declarado santo.

El papa Francisco alabó la atención a los pobres que tuvieron en su vida monseñor Romero y Pablo VI, en la homilía de la ceremonia en la que fueron declarados santos.

“Dejó la seguridad del mundo, incluso su propia incolumidad para entregar su vida al evangelio, cercano a los pobres y a su gente, con el corazón magnetizado con Jesús y sus hermanos”, dijo el papa Francisco sobre San Romero.

“La Iglesia pide con fuerza a Su Santidad, que inscriba en el catálogo de los Santos a los beatos Pablo VI, Óscar Arnulfo Romero Galdámez, Francesco Spinelli, Vincenzo Romano, María Catalina Kasper, Nazaria Ignazia De Santa Teresa De Jesús y Nunzio Sulprizio”, fue la petición del Cardenal Giovanni Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación para la causa de los Santos.

A la petición, el Pontífice accede respondiendo: “En honor de la Santísima Trinidad, para exaltación de la fe católica y crecimiento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y la Nuestra, después de haber reflexionado largamente, invocando muchas veces la ayuda divina y oído el parecer de numerosos hermanos en el episcopado, declaramos y definimos Santos a los beatos Pablo VI, Óscar Arnulfo Romero Galdámez, Francesco Spinelli, Vincenzo Romano, María Catalina Kasper, Nazaria Ignazia De Santa Teresa De Jesús y Nunzio Sulprizio y los inscribimos en el Catálogo de los Santos, y establecemos que en toda la Iglesia sean devotamente honrados entre los Santos. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

El cardenal prefecto agradeció al Papa en nombre de la Iglesia y en seguida los fieles cantaron el “Gloria a Dios en las alturas”, el himno de júbilo que impulsa la Eucaristía.

En la ceremonia fue canonizado también el Papa Pablo VI, motor del Concilio Vaticano a la muerte de Juan XXIII, desencadenante de la reforma que necesitaba la Iglesia de cara a los nuevos tiempos, con cambios como la misa en los idiomas vernáculos de cada país y más apertura y participación hacia el laicado.

Paralelamente, el nuevo santo salvadoreño ahora tiene su monumento en la capital italiana. El parque El Egeo fue bautizado como parque El Salvador, ya que alberga la estatua de Romero.

La vida de Romero

Monseñor Romero nació en 1917 en Ciudad Barrios, San Miguel, El Salvador, donde desde muy pequeño descubrió su vocación pastoral. Provino de una familia humilde, al ordenarse como sacerdote y acercase a los pobres encontró en ellos la causa que defendió hasta su muerte.

A los 24 años fue oficiado en Roma, poco después inició su vida pastoral en San Miguel, al oriente del país, donde permaneció por 20 años. Su primera misa fue el 11 de enero de 1944.

El 24 de marzo de 1980 fue asesinado por un francotirador de un disparo que impactó en su corazón mientras oficiaba la misa en la capilla del Hospital Divina Providencia en San Salvador.

En febrero de 2015, el Vaticano calificó el asesinato de Romero como un acto de odio a la fe.

El 24 de marzo de 1990, 10 años después del asesinato de Monseñor Óscar Romero, se iniciaron oficialmente las gestiones de canonización.

En El Salvador se conmemora desde 2010 y cada 24 de marzo el Día Nacional de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, declarado por la Asamblea Legislativa, y el Día Internacional para el Derecho a la Verdad en relación con las Violaciones Graves de los Derechos Humanos y para la Dignidad de las Víctimas, declarado por la ONU.

El 23 de mayo de 2015, Monseñor Romero fue beatificado ante una multitud reunida en la Plaza Salvador del Mundo en San Salvador.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *