Río de Janeiro abre bares, restaurantes y comercios pese a alta ocupación hospitalaria por COVID-19

abril 9, 2021

 

Brasil



Río de Janeiro, la segunda ciudad de Brasil más azotada por la pandemia del coronavirus, reabrió este viernes los bares, restaurantes y comercios después de diez días cerrados para contener el avance del patógeno.

La flexibilización de las medidas restrictivas fue anunciada en una rueda de prensa por el alcalde de la capital fluminense, Eduardo Paes, quien afirmó que, pese a la reapertura de algunos sectores, “no es hora para relajar”.

Con el cambio, bares, restaurantes, clubes, museos, teatros, cines y casas de eventos pueden operar y atender de forma presencial hasta las 21 horas, mientras que las tiendas y establecimientos comerciales podrán funcionar entre las 10 y 18 horas.

Sin embargo, continúan prohibidas las actividades deportivas colectivas y el acceso a playas, cascadas, parques, así como permanecer en las vías, áreas y plazas del municipio entre las 23 horas y las 5 horas de la mañana siguiente.

Paes destacó que la flexibilización es un reflejo de los efectos positivos de las medidas adoptadas hace 10 días, que cerraron todos los servicios no esenciales.

“Nuestra realidad no permite un lockdown (confinamiento total). Pero no es el momento de relajar“, enfatizó.

Según el secretario de Salud de Río, Márcio Garcia, el cierre de todas las actividades no esenciales durante los últimos días ya empiezan a dar señales positivas en el sistema de salud de la ciudad y en el número de personas atendidas en los hospitales.

No obstante, la reactivación de varios sectores de la economía se produce en momentos en que el número de decesos y contagios por el coronavirus sigue creciendo en la ciudad, que ya registra casi 21 mil 500 fallecidos y unos 235 mil casos confirmados.

De acuerdo con el último boletín divulgado por el Gobierno fluminense, la tasa de ocupación de camas en los hospitales de Río era del 95 % hasta este jueves, mientras que el número de pacientes en la fila por una cama de cuidados intensivos bajó desde los 674 a 643 personas.

También este viernes, la Gobernación de Sao Paulo, el estado más poblado y azotado por la covid-19 en el país, anunció la flexibilización de la llamada fase de emergencia a partir del lunes próximo.

La región avanzará para la aún bastante restrictiva fase roja, que se extenderá hasta el día 18 próximo y donde las escuelas podrán retomar las clases presenciales -siempre y cuando autorizadas por las alcaldías-, quedan reanudados los partidos del Campeonato Paulista y las tiendas de materiales de construcción podrán reabrir.

Sin embargo, todas las actividades consideradas no esenciales, como bares, restaurantes, salones de belleza o celebraciones religiosas, entre otras, siguen prohibidas.

Pese a la caída de las hospitalizaciones, la región, donde viven cerca de 46 millones de personas, contabiliza hasta el momento 81 mil 750 decesos y 2.6 millones de contagiados por el COVID-19, mientras que la tasa de ocupación de cuidados intensivos se sitúa en un 88.3 %.

Con unos 210 millones de habitantes, Brasil es uno de los países más castigados del mundo por la emergencia sanitaria del COVID-19 y atraviesa un momento de descontrol de la pandemia.

La víspera, el país volvió a registrar un nuevo máximo diario de decesos por la enfermedad, con 4 mil 249 vidas perdidas en 24 horas.

Desde la confirmación del primer caso de coronavirus, el 26 de febrero de 2020, Brasil acumula 345 mil 25 fallecidos y 13.2 millones de contagiados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *