Rey del Cachopo acusado de descuartizar a hondureña: « No pude ni matarla ni besarla»

mayo 11, 2021

El rey del cachopo cuenta que le apuntaron con pistola porque Heidi traficaba.

España

César Roman Viruete, conocido como el rey del cachopo, ha negado este martes que matara a su novia Heidi Paz. «Lo he dicho un millón de veces. No pude ni matarla ni besarla», ha enfatizado el acusado, que desde ayer se sienta en el banquillo de la Audiencia Provincial de Madrid.



En una prolija declaración en respuesta a las preguntas de la Fiscalía, el acusado dijo que la última vez que tuvo contacto con la víctima fue a las 6 de la mañana del 5 de agosto del 2018, cuando Heidi Paz le llamó desde la madrileña plaza de Legazpi. Pero ella, según su declaración, le llamó «y nada más». «Yo no la volví a ver, lo he dicho un millón de veces. No pude ni matarla ni besarla», ha insistido.

Muy locuaz durante toda su declaración, César Román se ha referido en muchas ocasiones al sumario, que él mismo tiene encima de la mesa desde la que está declarando, y ha aludido a los «errores» que el considera tuvo la investigación de la muerte de Heidi Paz, informa Efe

Hasta el punto que, según él, hubo errores de base, como no citar en la instrucción al hombre que acompañaba a Heidi en la Plaza de Legazpi pasadas las cinco de la mañana de ese 3 de agosto, cuando se pierde el posicionamiento de su teléfono móvil.

Ante el jurado popular que decidirá si es culpable de matar a la hondureña Heidi Paz, de descuartizarla y de hacer desaparecer parte del cadáver, a Román solo se le ha roto la voz cuando se ha mencionado la maleta donde apareció parte de cuerpo de la que fuera su novia.

La Fiscalía pide 15 años y cinco meses de prisión para el acusado por homicidio y profanación de cadáver con las agravantes de parentesco y motivos de género, mientras que la acusación particular ejercida por la familia de Heidi pide 25 años por asesinato con alevosía y agravante de parentesco y género, más otro año por maltrato habitual. Mientras, la acusación popular ejercida por la Comunidad de Madrid solicita 15 años de cárcel por homicidio con agravante por razón de género.

El rey del cachopo cuenta que le apuntaron con pistola porque Heidi traficaba.

César Román ha asegurado que Heidi Paz, traficaba con droga y participó en dos «vuelcos» de cocaína, motivo por el que un comisario de Policía le apuntó con una pistola pidiéndole la droga que ella le debía. Durante su declaración ante el tribunal del jurado que le juzga por presuntamente matar y descuartizar a Heidi Paz, César Román ha negado estos hechos.

Ha relatado que comenzó a salir con Heidi desde mayo del 2018 hasta el 20 de junio, tras lo que continuó quedando con ella a veces pero «como amigos con derecho a roce», y al inicio de la relación ella le pidió que le acompañara a una reunión con unos amigos que eran prestamistas para que le prestaran 9.000 euros que destinaría a traer sus hijos de Honduras.

Él la acompañó sin dar más relevancia, hasta que tras la ruptura, él «conoció a otra Heidi, muy decidida» que le contó que ya vino de Honduras a España huyendo «porque un jefe de una mara se había encaprichado de ella» y se tuvo que dedicar a ser prostituta y finalmente a trapichear con droga.

Más adelante participó en dos «vuelcos» o robos de droga en Madrid, según le contó en sus encuentros, y le explicó a César Román cómo desactivar alarmas de Securitas y Prosegur.

Román ha relatado este martes que vio a Heidi por ultima vez el 3 de agosto, y ya el 12 de agosto, cuando ella estaba desaparecida y había aparecido un tronco humano en una nave del barrio madrileño de Usera, se encontró con un amigo de Heidi de los que le habían prestado dinero y presuntamente se dedicaban a la droga.

Este amigo, Matías, le pregunta dónde está Heidi, él le asegura que no lo sabe, que ya no son pareja, y él le pide que se encuentre con otro conocido al día siguiente, a lo que accede porque creía que le iban a pedir que consiguiese los 9.000 euros del préstamo que le habían concedido a ella.

Al llegar a la plaza de Legazpi Matías le llevó a una zona apartada y allí un hombre que le presentaron como «comisario de Policía» le preguntó dónde estaba ella, y al decirle que no lo sabía, le inquirió. «¿Dónde están mis doce kilos?».

Al responderle que no sabía nada, que solo quedaba con ella para acostarse juntos y hacía días que no la veía, el comisario sacó una pistola automática negra, le agarró por el hombro, le apuntó en el estómago y le dijo: «Te vacío el cargador a ti y luego con tu familia hago lo mismo».

Así le dio 48 horas para localizar a Heidi o bien llevarle la droga o decirle dónde estaba el estupefaciente. Tras este incidente César Román decidió irse a Zaragoza, para apartarse de ese grupo de personas y porque, ha dicho, a veces es mejor desaparecer para que pasen los problemas.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *